Barcelona incrementará su inversión en vivienda un 180%

0
278

El balance del primer año de implementación del nuevo Plan por el Derecho a la Vivienda de Barcelona 2016-2025 (PDHB) muestra un aumento considerable de los esfuerzos del Ayuntamiento por garantizar el derecho a la vivienda al conjunto de la ciudadanía. En este sentido, el 3 de abril se celebró una sesión plenaria del Consejo de la Vivienda Social para hacer balance de las actuaciones municipales en este ámbito.

Este año se acabarán 12 nuevas promociones que ampliarán el parque de viviendas nuevas disponibles hasta 615 unidades. Actualmente, tres de estas promociones están acabadas, con un total de 167 nuevas viviendas disponibles, y durante los próximos tres años se finalizarán 30 promociones adicionales que ampliarán el parque de viviendas hasta 1.409 unidades.

Además, entre el año 2015 y 2016 el incremento de viviendas adquiridas ha sido de un 74,67%, ya sea por compra directa o bien ejerciendo el derecho de tanteo y retracto. La ampliación del parque asequible se ha hecho a través de la captación de viviendas para la Bolsa de alquiler (72) y la adquisición de nuevas viviendas (424), además de incorporar las viviendas cedidas por entidades bancarias (250) y las del convenio con la Fundación Hàbitat3 (250).

Asimismo, a lo largo de este año se prevé captar más de 200 nuevas viviendas provenientes del parque privado para alquilarlas a un precio asequible. De esta manera se prevé que el número de viviendas de la Bolsa alquiladas a un precio asequible se incremente en un 20,54% a finales de 2017.

Entre el 2015 y el 2017, la inversión en vivienda aumentará prácticamente un 179%.

Ejes de actuación del PDHB

El nuevo Plan por el Derecho a la Vivienda gira entorno a cuatro ejes: 1) Prevenir y atender la emergencia habitacional y la exclusión residencial; 2) Garantizar el buen uso de la vivienda; 3) La ampliación del parque de vivienda asequible y 4) Mantener y rehabilitar el parque actual.

Atención a la emergencia habitacional: las ayudas al alquiler que se han dado en el 2015 y a lo largo del 2016 han permitido ayudar a 8.268 familias o unidades de convivencia en Barcelona.

Aumento del parque de alquiler asequible: el Ayuntamiento ha invertido 38 millones de euros para adquirir y rehabilitar 544 pisos de entidades financieras y mayores tenedores, que ya se han empezado a adjudicar preferentemente a emergencias y contingentes especiales.
Rehabilitación proactiva: la rehabilitación es la herramienta más importante para un urbanismo redistributivo y, por este motivo, el Ayuntamiento quiere promover un cambio de paradigma que suponga pasar de subvenciones a convenios. En el 2016 las ayudas a la rehabilitación han crecido en general un 6,3% y específicamente han incrementado las ayudas a rehabilitación de edificios (62%), viviendas (50%) e instalación de ascensores (24%).

Vivienda protegida: el actual Plan de la Vivienda incrementa hasta 250 millones de euros el presupuesto para promover la vivienda protegida en los próximos cuatro años. Esta inversión resultará en 3.617 viviendas nuevas, la mayoría de las cuales serán gestionadas por el Patronato Municipal de la Vivienda.

El compromiso para garantizar el derecho a la vivienda se reafirma

La sesión plenaria sirvió para afianzar el compromiso del Ayuntamiento a la hora de garantizar el derecho a la vivienda, una prioridad para la sociedad civil.

La tercera teniente de alcaldesa del Área de Derechos Sociales, Laia Ortiz, remarcó el hecho de que el proceso de elaboración del PDHB fue en paralelo al proceso participativo del PAM y, por lo tanto, se quiso contar con el conocimiento de diferentes actores de la sociedad civil y de los movimientos implicados en el derecho a la vivienda.

“La voluntad de este plan es que no sea un lujo vivir en Barcelona”, aseguró Ortiz. La responsable de Derechos Sociales reconoció, en este sentido, que uno de los principales retos es la limitación del parque de vivienda público, reducido e insuficiente para dar respuesta al escenario de emergencia existente a la ciudad.

En este sentido, el concejal de Vivienda del Ayuntamiento de Barcelona, Josep Maria Montaner, incidió en “el gran cambio” que suponen las nuevas políticas de rehabilitación, hechas con un enfoque mucho más proactivo.

Freno a las situaciones de exclusión social con el doble de actuaciones

Por otro lado, el Ayuntamiento de Barcelona dobló en el 2016 la cifra de intervenciones para frenar la exclusión residencial, a través de la Unidad Contra la Exclusión Residencial (UCER). En concreto, se hicieron 2.303 intervenciones, cifra que representa un 111% más que en el 2015, en que se hicieron 1.092 actuaciones.

El balance del 2016 también muestra un aumento destacado en otros ámbitos, como por ejemplo el incremento de un 13,8% de las viviendas adjudicadas por la Mesa de emergencias, el crecimiento de un 127% con respecto a mediaciones relacionadas con el alquiler en las Oficinas de Vivienda –pasando de las 485 del 2015 a las 1.087 del 2016– o el 20% más de ayudas urgentes en el pago de la vivienda y suministros.

Los retos de mejorar la vivienda social del futuro

Las acciones planteadas a cada eje van asociadas también a nuevos proyectos que están previstos o que ya están en marcha, como la implantación de un nuevo modelo de captación de vivienda privada, que evitará duplicidades con otros programas y administraciones y ofrecerá confianza a los propietarios para que pongan su piso a disposición de la ciudad.

El Ayuntamiento de Barcelona también ha empezado un censo de viviendas vacías en los barrios de la franja del Besòs (Trinitat Nova, el Bon Pastor, Baró de Viver y Besòs-Maresme). Esta herramienta, sumada al índice común de precios de alquiler impulsado por el Observatorio de la Vivienda de Barcelona, permitirá hacer un seguimiento exhaustivo de las tendencias del mercado de alquiler y tener una referencia sobre las viviendas de la ciudad.

Entre las actuaciones previstas, también se pretende transformar el modelo de las Oficinas de Vivienda para que actúen como punto de referencia en relación a las políticas y ayudas de Vivienda, pero también para que sirvan de referencia a la administración sobre las necesidades y realidades de la ciudadanía. El gobierno municipal también está trabajando para crear una entidad que gestione la vivienda asequible, con capital público y privado, que tendrá por objeto promover y gestionar el parque de viviendas de alquiler asequible en Barcelona.

“Se tendrá que apostar por un sistema que permita a unos hacer negocios sin procesos especulativos, en otros vivir en la ciudad sin expulsiones masivas de población y que la gente gaste en la vivienda un porcentaje razonable de sus ganancias”, reivindicó el Gerente de Vivienda de Barcelona, Javier Burón.

La sesión plenaria del Consejo de la Vivienda Social de Barcelona reunió a unos ochenta representantes de los diferentes sectores implicados en la promoción de la vivienda en la ciudad: grupos municipales del consistorio, miembros de asociaciones de la sociedad civil, entidades del tercer sector, colegios profesionales, asociaciones de vecinos y representantes de entidades bancarias.