Castilla La Mancha premia con el tercer ARUI al proyecto de mejora, renovación y accesibilidad en el casco histórico de Tarancón

0
60

La consejera de Fomento de Castilla-La Mancha, Agustina García Élez, ha dado a conocer que el Gobierno regional ha otorgado el tercer premio de la convocatoria ARUI (Áreas de Regeneración Urbana Integral) al proyecto de mejora, renovación y accesibilidad en el casco histórico y el Barrio del Caño de Tarancón, por el que la propuesta recibirá 18.000 euros para su redacción.

En el acto de entrega del galardón han estado presentes el alcalde de Tarancón, José Manuel López Carrizo; el director general de Vivienda y Urbanismo, José Antonio Carrillo; y el delegado del Gobierno regional en la provincia de Cuenca, Ángel Tomás Godoy. El primer premio fue a parar al municipio albaceteño de Alcalá del Júcar y, el segundo, para el toledano de Tembleque.

La estrategia de Tarancón parte de la percepción actual del municipio y su entorno territorial. Dicha iniciativa contempla las siguientes actuaciones: renovación de áreas funcionalmente obsoletas; remodelación de infraviviendas para integrarlas en un medio dotado de infraestructuras de tipo urbanístico, cultural y social.

En concreto, en el caso del casco se apuesta por la mejora de la accesibilidad y estado de los edificios municipales, mejora del entorno urbano, medioambiental y señalizaciones, rehabilitación de viviendas y locales, instalación de nuevos puntos de alumbrado eléctrico en el sendero de la Ermita, actuaciones en los accesos de Cantiles y Camino de la Ermita y mejora del alcantarillado.

Para el Barrio del Caño se considera necesario realizar trabajos de integración urbanística y accesibilidad y sostenibilidad en la eficiencia energética, renovación de elementos de mobiliario urbano, supresión de barreras arquitectónicas, demolición de viviendas y nueva construcción, instalación de nuevos puntos de alumbrado o acciones de integración social.

La Consejería de Fomento ha gestionado esta legislatura casi cinco millones de euros en programas públicos de Regeneración Urbana, si tenemos en cuenta las iniciativas ARUI (Áreas de Regeneración Urbana Integral) y la estatal ARRU (Áreas de Regeneración y Renovación Urbana).

Tal y como ha expuesto la consejera de esta cartera, Agustina García Élez, “con la regeneración urbana en Castilla-La Mancha se pretende propiciar la creación de riqueza y empleo, atraer turismo, apoyar al comercio local y recuperar e integrar espacios públicos en el urbanismo, consiguiendo mejorar la calidad de vecinos protegiendo al mismo tiempo su patrimonio”. Del mismo modo, ha considerado que “hacemos hogares, pueblos y ciudades más habitables y sostenibles, contribuyendo a crear espacios que mejoren la convivencia y apoyamos a los ayuntamientos para que lleven a cabo sus proyectos de regeneración, un dato que se sostiene en la apuesta del Gobierno de García-Page a través del programa de ayudas ARUI en la que se han invertido para la redacción de proyectos cerca de 160.000 euros”, ha añadido.

Ocho municipios de Castilla-La Mancha han sido los beneficiarios de las ayudas ARUI

De los 11 municipios de Castilla-La Mancha que han solicitado participar en la convocatoria ARUI, de iniciativa exclusiva del Gobierno regional, tres fueron excluidos por la Comisión Técnica de Valoración por no ajustarse al objeto de la convocatoria. De esta forma, ocho fueron los receptores definitivos de la ayuda: Alcalá del Júcar, Talavera de la Reina, Illescas, Alcázar de San Juan, Tarancón, Tembleque, Toledo y Torrijos.

Las Áreas de Regeneración Urbana Integral promueven el fomento de ciudades sostenibles y competitivas que se basan en líneas estratégicas temáticas tales como la mejora de barrios, centros y cascos históricos, la renovación de áreas funcionalmente obsoletas, sustitución de áreas de infravivienda, ecobarrios o zonas turísticas.

Por eso, se dirigen a obtener proyectos capaces de conseguir una especial visibilidad e impacto sobre las potencialidades que pueden generar las operaciones de rehabilitación edificatoria, regeneración y renovación urbanas o que resulten particularmente innovadores. De esta manera, en estos proyectos presentados se ha valorado que tengan un enfoque integral que aborde la recuperación de estas zonas degradadas desde un punto de vista urbanístico, edificatorio, social, cultural y económico.

Además, para la elección de las ocho beneficiarias han primados tres líneas de rehabilitación que son: conservación arquitectónica, accesibilidad y eficiencia energética.

Cuando los ayuntamientos tengan redactadas sus propuestas se podrán gestionar y materializar a través de un ARRU, iniciativa incluida en el Plan de Vivienda Estatal y a la que pueden acogerse estos ocho beneficiarios, y en la que el Gobierno regional financiará los proyectos de forma conjunta con los consistorios y el Ministerio de fomento.

Además, por cada vivienda que se rehabilite con cargo a este plan se contempla una compensación económica, que se aportará entre la Junta de Comunidades, el Estado y los consistorios, con destino a la mejora de espacios públicos o zonas comunes. También puede emplearse en la creación de una Oficina de Información Ciudadana ARRU para informar y asesorar a los vecinos para acogerse a estas ayudas estatales.