Eliminar las barreras en los edificios

0
64

El director de Proyectos Especiales de OTIS, Luis Miguel Alcázar, destacó durante su internvención en la Jornada ‘2017, ¿El final de las barreras arquitectónicas’? la necesidad de que “las administraciones destinen más ayudas a las familias sin recursos económicos” para que puedan llevar a cabo las reformas necesarias para eliminar barreras arquitectónicas en los edificios de viviendas.

Así se manifestó Luis Miguel Alcázar durante la jornada ‘2017, ¿El final de las barreras arquitectónicas’?, celebrada en la sede de la ONCE en A Coruña, organizada por la agencia Servimedia de la mano de OTIS, empresa puntera en fabricación de ascensores, escaleras mecánicas y andenes móviles. La mesa ha sido moderada por el director general de la agencia, José Manuel González Huesa.

Durante la jornada, Francisco Javier Abad, secretario general técnico de la Consellería de Política Social de la Xunta de Galicia, y Guillermo Evia, subdirector general de Proyectos y Accesibilidad en la Xunta, resaltaron la importancia que para el Gobierno gallego tienen las políticas de inclusión de las personas con discapacidad, poniendo como ejemplo la Estrategia Gallega de Discapacidad, que contiene más de 400 medidas que han de llevarse a la práctica antes de 2020. Igualmente, ensalzaron la labor de la Comisión Técnica de Accesibilidad, entre cuyas funciones está la de sancionar los incumplimientos legales y el prestar asesoramiento en materia de accesibilidad.

Manuel Martínez, delegado territorial de la ONCE en Galicia, fue el encargado de dar la bienvenida a los participantes y asistentes a esta jornada. Además, recordó que el 4 de diciembre vence el plazo legal que España se dio en 2003 para que todos los bienes, servicios e infraestructuras de interés público fueran plenamente accesibles. “El cumplimiento de la normativa es una obligación para todos. El mundo es diverso, y las personas con discapacidad necesitamos que los servicios e infraestructuras de nuestro alrededor sean accesibles para que podamos tener las mismas oportunidades que el resto de la población”, aseveró.

Mayor número de intervenciones

Por su parte, el director de Proyectos Especiales de OTIS señaló que, “dado que los políticos que impulsan medidas sociales lo que quieren es que se produzca el mayor número de intervenciones posibles, sin despreciar las ayudas públicas a fondo perdido para familias que lo necesiten, se deberían implementar acciones encaminadas a una financiación asequible“.

Luis Miguel Alcázar mostró su satisfacción por el hecho de que cada vez la sociedad sea más consciente de las dificultades que encuentran las personas con discapacidad física por la ausencia de un ascensor o porque éste no sea accesible. Eso sí, lamentó que “hoy día de lo que menos se habla es de la discapacidad sensorial. En cambio, si para cualquier persona ya es angustioso quedarse encerrado en un ascensor, imaginemos para una persona ciega o sorda que esté en un ascensor que no cuente con los elementos necesarios para comunicarse al pedir ayuda”.

Por ello, explicó que OTIS ha instalado no sólo elementos de comunicación oral, que es lo que exige la legislación actual, y que solventa las dificultades para las personas ciegas, sino también de comunicación escrita, de forma que las personas sordas puedan comunicarse sin barreras al pedir ayuda. Se termina así con el denominado síndrome de la alarma quemada, es decir, que una persona por razón de su discapacidad no pueda más que pulsar la alarma y esperar.

Durante el evento, Miguel de la Fuente, director de Zona de Galicia y Cantabria de OTIS, puso de relieve que existen ayudas autonómicas que recientemente se han convocado para la eliminación de las barreras arquitectónicas en edificios de viviendas, como puede ser la instalación de ascensores. Este aspecto es fundamental en Galicia, puesto que tiene la tasa más elevada de personas con discapacidad de toda España.

Por otro lado, Iker Sertucha, presidente del Comité de Entidades Representantes de Personas con Discapacidad de Galicia (Cermi Galicia), indicó que todas las consellerías del Ejecutivo regional deberían contar con partidas presupuestarias para impulsar la accesibilidad universal en todas las áreas. Asimismo, ha afirmado que “España es un país que se preocupa por sancionar las leyes que no se cumplen, si bien se debería ir sustituyendo la sanción por prevención, de forma que las normas se respeten y no haga falta sancionar”.

Mientras, Óscar Pedrós, secretario de la Delegación del Colegio Oficial de Arquitectos de Galicia en A Coruña, celebró que “hoy día el cumplimiento de la Ley de Accesibilidad es un requisito imprescindible para conseguir una licencia de construcción. Igualmente, aseguró que en ocasiones los arquitectos tienen que hacer un trabajo de pedagogía con todos los vecinos, ya que no tiene la misma necesidad de instalar un elevador alguien que en su hogar tiene una persona con movilidad reducida que quien no, o quien vive en un primer piso o un octavo.

También comentó que pese a que no existe en el Grado de Arquitectura una asignatura específica de accesibilidad, cada vez más estudiantes se preocupan de este asunto. De hecho, una alumna de Óscar Pedrós presentó durante el turno de intervenciones un trabajo de este tipo.

Por último, Carmela Lavandeira, vicepresidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Galicia, puso el acento en la relevancia de concienciar a todos los vecinos, pero en ocasiones también a los propios afectados por las barreras arquitectónicas. “Tratamos de humanizar las comunidades, de que se adopten los acuerdos con sentido común, pero no siempre es fácil”, apostilló.