Empresas asturianas analizaron el futuro del autoconsumo y la generación distribuida

    0
    78

    El autoconsumo tiene un futuro prometedor, donde el consumidor será el protagonista de su gestión energética. Esta es una de las principales conclusiones de la jornada sobre autoconsumo y generación distribuida organizada por EDP en Oviedo, con la colaboración de la Asociación Empresarial de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de Asturias.

    En la sesión, a la que han asistido representantes de más de 150 empresas asturianas del sector eléctrico, han participado el consejero de Empleo, Industria y Turismo, Isaac Pola, la directora general de Minería y Energía, Belarmina Díaz, el Jefe de Servicio de Autorizaciones Energéticas, Saúl Olivera, el director de Casa Inteligente de EDP España, Antonio González-Lamuño, el jefe de Proyectos de Eficiencia Energética de EDP España, José Manuel Rivero, y el presidente de la Asociación Empresarial de Instalaciones Eléctricas y Telecomunicaciones de Asturias, José Manuel Cabielles.

    En la jornada se ha incidido en diferentes aspectos del autoconsumo, como la reglamentación existente y la seguridad de las instalaciones fotovoltaicas, que deben ser realizadas por instaladores autorizados, así como en las soluciones energéticas disponibles.

    Al respecto de estas soluciones, los representantes de EDP han destacado el papel del consumidor, que pasará a generar la energía eléctrica para su autoconsumo, ya sea en el ámbito residencial o industrial.

    La compañía realizó una presentación de Energía Solar EDP, una innovadora solución que tiene el objetivo de contribuir al desarrollo sostenible con un proyecto integral que facilita todos los trámites.

    Disponer de una instalación fotovoltaica también supone un importante ahorro, que varía en función de la potencia instalada. Para una vivienda unifamiliar con una potencia contratada de 4,6 kW y un consumo anual de 3.500 kWh, una instalación fotovoltaica básica, formada por cuatro paneles (1 kWp de potencia), puede generar más de 1.500 kWh al año, que se traducen en un ahorro superior a los 250 €.

    Una instalación fotovoltaica básica consta de paneles fotovoltaicos, inversores, elementos de seguridad y de medida. Además, existen otros elementos que optimizan tanto el ahorro como la eficiencia energética: baterías y sistemas de gestión y control del consumo.

    Las baterías permiten almacenar la energía producida por la instalación fotovoltaica que no es consumida de forma instantánea por el cliente, de tal manera que puede disponer de ella cuando lo necesite. Un cliente residencial, con un consumo medio diario de 7 kWh, podría cubrir prácticamente la mitad de su consumo diario con una batería de 3,3 kWh, que es la más recomendable para un consumidor doméstico.

    En cuanto a los sistemas de control y gestión del consumo, EDP dispone del servicio re:dy, que permite monitorizar tanto la producción de la instalación fotovoltaica como el consumo eléctrico. Además, el cliente puede gestionar los consumos de sus equipamientos y recibir alertas en caso de incidencias.

    Energía Solar EDP es una de las apuestas más innovadoras de la compañía para sus clientes, que pasan a tener un papel clave en la gestión de la energía que consumen, más sostenible y eficiente.