Energías renovables en España 2017: situación y ahorros

0
159
renovables-me

El CIEMAT analiza la situación y proyección de las Energías Renovables en España y APPA presenta su Estudio del Impacto Macroeconómico de estas energías en nuestro país

SITUACIÓN DE LAS RENOVABLES: ESTUDIO CIEMAT

Cayetano Hernández y Enrique Soria, con una dilatada trayectoria como científicos y responsables de grupos de investigación, después de trabajar para el IDAE en su departamento de Renovables y en el CIEMAT, presentaron el pasado 7 de septiembre en el CIEMAT, un informe que dio como fruto la celebración de una Jornada sobre la situación de las Energías Renovables en España en 2016. Al extractar y resumir los datos indican que este tipo de energía, en su uso final representa el 15,9% en 2016. Mientras que en generación de electricidad llega al 38,1%.

Ambos han recuperado los datos que manejan los agentes más importantes de las renovables, desde el punto de vista nacional y europeo, destacando la ardua labor de las alianzas de investigación internacional (EERA y ALINNE), así como de los Organismos Públicos de Investigación (OPI) que se esfuerzan por testear la tecnología y así validarla para la industria y la sociedad.

También participaron las asociaciones con más calado en el sector como: (APPA) Asociación de Productores de Energías Renovables; (AVEBIOM) Asociación Española de Valorización Energética de la Biomasa; (ASIF) Asociación de la Industria Fotovoltaica; (AEE) Asociación Empresarias Eólica; (PROTERMOSOLAR) Asociación Española para la Promoción de la Industria Termosolar; (UNEF) Unión Española Fotovoltaica. Todas ellas coincidieron en que su estrecha colaboración con las Plataformas Tecnológicas puede ser en I+D una ayuda para elaborar metodologías y mejores usos de la tecnología para que la sociedad las utilice con garantías.

Las energías renovables ante 2020

Desde el punto de vista económico y técnico, en España, la energía eólica es la energía más consolidada. Donde más se ha instalado es en Castilla y León con 5.593 MW, Andalucía con 3.338 MW, Galicia con 3.330 MW y Valencia con 1.189 MW. Confirmando a España como el quinto país en uso de la energía eólica con 23 GW de potencia instalada.

Otros aspectos como la energía producida por biocarburantes como: el biodiesel, el bioetanol o el HVO (hidrobiodiesel) sitúan esta fuente de energía en el 4,1%, mientras que para el año 2020 este porcentaje se cifre en un 8,5% según las previsiones españolas.

solar termica asitTambién el aumento de la solar térmica ha ayudado a que cada año en España se instale 250.000 m₂ de captadores solares mientras que para 2020 se espera que esta cantidad llegue a los 4 mill de m₂ para obtener el Agua Caliente Sanitaria (ACS) y los sistemas de climatización solares (calefacción y refrigeración). Por otro lado, la energía fotovoltaica que transforma en electricidad la radiación solar en 2010 rozaba los 4700 MW y a tres años vista, en 2010, se espera que llegue a los 8300 MW.

A parte de estas energías, la energía termoeléctrica, sector en la que el CIEMAT cuenta con la Plataforma Solar de Almería (PSA), tiene como objetivo para 2020 obtener cerca de 5.000 MW frente a los 2.500 MW que se producen en la actualidad. En cuanto a la geotermia  llega a las 19.800 Ktep cuando dentro de tres años se espera llegar a las 50.000 ktep.

La energía renovable hidráulica es la más longeva para la producción de electricidad, las centrales de agua fluyente o las centrales a pie de presa representan un aporte a la demanda energética española del 14,7% con una expectativa de crecimiento alentadora ante el año 2020. Asimismo, la biomasa y el tratamiento de residuos tienen un objetivo para 2020 de 1587 MW, una cifra difícil de alcanzar (en la actualidad se están rozando los 1000 MW).

Los investigadores y la UE muestran el camino

En la UE hay 11 países que se sitúan en el 16,7% en el uso final de estas energías teniendo en cuenta su sistema energético.  Entre los que se encuentran: Bulgaria Hungría, Lituania, Estonia, Croacia, Finlandia, Suecia, Rumania, República Checa, Dinamarca o Italia.

La Directiva 2009/28/CE, ya estipulaba criterios de eficiencia energética y en siguientes transposiciones como la 2012/27/UE se marcó el ambicioso objetivo que en 2020 las energías renovables llegarían al 20% de producción de energía,  además de reducir en un 10% la energía empleada en el transporte. Ante 2030, la UE propone el empleo de las energías renovables en un 27% reduciendo las emisiones en un 40% respecto a los valores de 1990 mejorando, a la vez, la efectividad de las redes eléctricas en un 10%. Un ambicioso plan “de energía y clima” que España presentará en 2018 para participar en las acciones de eficiencia energética europeas.

Las Alianzas Europeas de Investigación, EERA y ALINNE, suponen un apoyo fundamental, en las que los centros de investigación y universidades tienen mucho que aportar junto a las tareas en las que participan con la Agencia Internacional de la Energía (IEA). Por otro lado, nuevos materiales y usos, así como el almacenamiento energético pueden dotar al sector de los suficientes recursos no sólo para validar la tecnología si no para mejorarla. Una hoja de ruta que marca como siguiente objetivo la mayor utilización de estas energias para llegar a conseguir que en 2050 toda la energía sea renovable.

IMPACTO MACROECONÓMICO DE LAS ENERGÍAS RENOVABLES EN ESPAÑA

APPA Renovables presentó el pasado 2 de noviembre el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España. En 2016, el sector contribuyó con 8.511 millones de euros al PIB nacional, aportando 1.000 millones en fiscalidad neta y mejorando nuestra balanza comercial con un saldo exportador neto de 2.793 millones de euros. El sector empleó a 74.566 trabajadores y produjo ahorros en importaciones energéticas de 5.989 millones de euros. Los ahorros producidos en el mercado eléctrico (5.370 millones), superiores a la retribución específica percibida, confirman que las renovables abaratan nuestra factura de electricidad.

appa-estudio-mac-16La presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España congregaron en Madrid a más de 150 profesionales del sector energético. El estudio, que alcanza su novena edición, ha sido presentado por el presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, y el director general de la Asociación, José María González Moya, que estuvieron acompañados por el director general del Club Español de la Energía, Arcadio Gutiérrez.

El Estudio trata de arrojar luz sobre los costes y beneficios que las energías renovables aportan a nuestra economía en un momento en el que se está debatiendo la velocidad de adopción de las mismas dentro de la nueva Ley de Cambio Climático y Transición Energética.

Leve repunte del PIB y descenso del empleo

En 2016, el sector renovable contribuyó con 8.511 millones de euros al PIB nacional. El leve crecimiento no se ha producido por un aumento en el aporte energético, dado que la potencia permanece prácticamente estancada, con solo 43 nuevos megavatios, y la energía vendida ha disminuido. Esta recuperación obedece más a la reactivación de algunos sectores tecnológicos fruto de la subasta de nueva capacidad renovable registrada en 2016 (500 MW de eólica y 200 de biomasa) y el anuncio de nuevas subastas previstas para 2017.

El empleo, al contrario que el PIB, sufrió un retroceso y se situó en 74.566 puestos de trabajo, 2.760 menos que el año anterior. Se trata del nivel más bajo de empleos de toda la serie analizada, con un descenso cercano al 50% respecto al año 2008, cuando el sector empleaba a 142.940 trabajadores. Este descenso se ha debido a un fuerte ajuste de los empleos de las instalaciones en funcionamiento, derivado de la reforma eléctrica y, en particular, en las tecnologías asociadas a la bioenergía, más intensivas en empleos.

Año 2016, fin del primer semiperiodo regulatorio

El año 2016 ha supuesto la finalización del primer semiperiodo regulatorio (2014- 2016). Un semiperiodo en el que las renovables han dejado de ingresar 930 millones de euros, de los cuales 356 se prevé́ que sean percibidos por las instalaciones a lo largo de su vida útil y el resto, 574 millones, no los recuperará nunca el sector renovable. Esta cifra podría ampliarse con 664 millones adicionales en el segundo semiperiodo (2017-2019) por una irreal estimación del precio de la electricidad a futuro. Una estimación de precios que perjudica gravemente al sector renovable y que no es consistente con otras previsiones que maneja el Ministerio para otros fines. Esta situación ha sido criticada por la CNMC que ha denunciado la “inconsistencia” y “abierta contradicción” del Ministerio al utilizar distintas estimaciones según conveniencia.

Ahorros en importaciones, descenso de las tecnologías térmicas

Las tecnologías renovables térmicas aumentaron ligeramente su contribución energética un 1,6% respecto al año previo, a pesar del descenso que experimentaron estas tecnologías en términos de PIB, lastradas por la fuerte caída de la actividad en solar térmica. El uso combinado de renovables en generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, permitió evitar la importación de 19.945.081 toneladas equivalentes de petróleo, lo que supuso unos ahorros en importaciones energéticas equivalente a 5.989 millones de euros.

eerr-solar-mejoresedificiosEste efecto sobre las importaciones es fundamental para nuestra economía. Del déficit de la balanza comercial española (18.753 millones de euros de déficit en 2016), el 87% es consecuencia de las masivas importaciones de combustibles fósiles. Las energías renovables, por el contrario, tienen un comportamiento netamente exportador, con un saldo positivo para nuestra economía de 2.793 millones de euros. Como todos los años analizados, las renovables fueron contribuidor fiscal neto a las arcas del Estado, contabilizándose un saldo positivo para la economía de 1.000 millones de euros en 2016.

Abaratamiento del sector eléctrico

En lo referente al sector eléctrico, el efecto depresor en los precios del mercado diario supuso un ahorro medio de 21,50 € por cada MWh adquirido. En total, las energías renovables redujeron el precio del mercado en 5.370 millones de euros. Si tenemos en cuenta que la retribución específica – antiguas primas- de las energías renovables fue de 5.360 millones, se constata que un mix eléctrico con renovables es más barato que sin ellas. Todo ello sin contabilizar los grandes beneficios que estas energías aportan a nuestra economía. En 2016 el precio medio del mercado eléctrico se situó en 39,67 €/MWh, en caso de no haber tenido la aportación renovable el mercado hubiera registrado un valor medio de 61,17 €/MWh.

Grandes beneficios para nuestra economía

Las energías renovables evitaron la emisión de 52,2 millones de toneladas de CO2 lo que, independientemente de sus beneficios medioambientales y sobre la salud, supuso ahorros en derechos de emisión por valor de 279 millones de euros. Este valor es anormalmente bajo debido al descenso del 30% en el precio de la tonelada de CO2.

Otros beneficios como la reducción de la dependencia energética, la fijación de población en entornos rurales o la valorización de residuos agrícolas, ganaderos y urbanos son difícilmente cuantificables. Otro efecto difícilmente medible es el componente innovador que este sector representa, las energías renovables destinan al I+D+i un 3,39% de su contribución al PIB lo que supone casi el triple que la media nacional y muy por encima de la media europea. Es importante mencionar que España es el segundo país del mundo en porcentaje de patentes renovables, un magnífico indicador del esfuerzo y los frutos de esta inversión.

Esperanza en la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética

José Miguel Villarig, presidente de APPA Renovables, destacó la importancia de estos beneficios para nuestra economía durante la presentación del Estudio: “es importante que se reflejen los beneficios económicos, medioambientales y sociales que las energías renovables aportan a nuestra sociedad, porque si no los conocemos, no entenderemos por qué en el mundo el 55% de la nueva potencia ya es renovable y no podremos acometer con convencimiento el reto de la transición energética y la descarbonización”.

El presidente de la Asociación también ha mencionado la futura Ley de Cambio Climático y Transición Energética, “el sector empresarial necesita contar con un marco estable y predecible para acometer sus inversiones. Esperamos que la futura ley (de Cambio Climático y Transición Energética) contemple los beneficios de las renovables, proporcione predictibilidad al sector y establezca una fiscalidad ambiental de que “quien contamina, paga”, dando señales claras al mercado de hacia dónde nos dirigimos”.