España y otros países EU en contra de ir más allá en eficiencia energética

0
95

Los 28 ministros de Energía de la UE han subrayado la necesaria “flexibilidad” para alcanzar los objetivos de ahorro energético del bloque para 2030, poniendo en duda el objetivo de la Comisión Europea de poner “eficiencia energética en primer lugar”. Así lo indica el portal Euroactiv.

Según fuentes de este portal, en la reunión informal de los ministros de la UE, celebrada en Malta el pasado 18 de mayo, se concluyó con una declaración vagamente formulada subrayando la “flexibilidad necesaria” para que los Estados miembros de la UE alcancen los objetivos de eficiencia energética “asegurando al mismo tiempo un nivel significativo de ambición” .

La Comisión Europea ha prometido poner la “eficiencia energética en primer lugar” en sus planes para una Unión de la Energía, argumentando que el Acuerdo de París sobre el cambio climático justificó el avance de los planes de la UE para reducir el consumo de energía.

En las propuestas presentadas el pasado mes de noviembre, el ejecutivo de la UE estableció un objetivo jurídicamente vinculante para los países de la UE de reducir el consumo energético en un 30% 2030, frente al objetivo no vinculante del 20% para 2020, actualmente vigente.

El ejecutivo de la UE también propuso obligar a las empresas energéticas a vender un 1,5% menos de energía a los consumidores finales cada año. Esto se lograría mediante la venta de nuevos servicios como el apoyo para el aislamiento del hogar, la instalación de doble acristalamiento, o aparatos y sistemas de calefacción más eficientes.

“Estoy particularmente orgulloso de la meta vinculante de eficiencia energética del 30%, ya que reducirá nuestra dependencia de las importaciones de energía, creará empleos y reducirá más emisiones”, dijo el Comisario de Acción Climática y Energía de la UE, Miguel Arias Cañete,.

Sin embargo, estos dos objetivos han sido cuestionados abiertamente en especial por España y otros países, entre los que se encuentran Austria, Bélgica, Eslovaquia, Italia, Letonia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Rumania, República Checa y el Reino Unido que temen la carga económica que esto representaría.