¿Está el mercado preparado para pagar más por los edificios verdes?

0
284
brasaer - Mejores-Edificios

Artículo de opinión a raíz del proyecto europeo “Soluciones rupturistas para fachadas adaptables en la rehabilitación de edificios – BRESAER”

La industria europea de la edificación y los ciudadanos que se construyen sus hogares son cada vez más conscientes de las opciones sostenibles. Algunas soluciones pueden ser más caras que otras, aunque a veces esto sólo se refiere a la fase de construcción.

brasaer3 - Mejores EdificiosNo se trata tanto de si la gente quiere pagar “a” con costo adicional por la sostenibilidad, sino más bien de cuando, de nuevo, la economía toma el relevo de la conciencia.

Desde hace varios años, los productores de materiales de construcción y los contratistas de la construcción han estado muy ocupados en el desarrollo de productos, sistemas y métodos de trabajo verdes. Para evaluar los esfuerzos de una manera neutral y objetiva, existen varios sistemas de certificación.

“En una escala mundial, el sistema norteamericano de Liderazgo en Energía y Diseño Ambiental (LEED) es actualmente el más frecuente”, dice Andrew Ferdinando, arquitecto en LKS Clima en Arrasate-Mondragón, España, pero ” BREEAM, (un sistema diseñado originalmente en el Reino Unido) se está convirtiendo en el certificado más aceptado en toda la UE”.

brasaer2--Mejores-EdificiosLa compañía de Ferdinando se unió a un proyecto europeo de investigación (Soluciones rupturistas para fachadas adaptables en la rehabilitación de edificios – BRESAER) que está desarrollando nuevas tecnologías para reducir el consumo de energía primaria y las emisiones de gases de efecto invernadero de los edificios. También tiene como objetivo mejorar la calidad del ambiente interior a través del confort térmico, acústico, de iluminación y de ventilación.

Se subraya la importancia de la incorporación de estos sistemas al principio del proceso de diseño: “La aplicación de una certificación ambiental puede incrementar los costes. Estos costes dependen en gran medida de cuando la certificación se incluye en el proceso de diseño.”

La implementación de la certificación en una etapa temprana es clave para reducir los costes ya que influye en las soluciones de diseño iniciales. La habilitación solicitada es también un problema: un buen BREEAM es lógicamente más económico que un BREEAM Excelente. Sin embargo, en estudios recientes, los clientes están poniendo más importancia en factores tales como el tiempo de incorporación y su experiencia pasada en los procesos de certificación”.

Benny De Blaere, director general de la Asociación Belga de Certificación de la Construcción (BCCA) en Bruselas, piensa que las certificaciones no han aumentado los precios a los usuarios finales: “En lugar de ello, la certificación técnica ha echado del mercado materiales no certificados”

“En Bélgica, la certificación de calidad técnica se ha iniciado con los esfuerzos y acuerdos voluntarios de los productores de materiales. Para ellos, el desarrollo de su propio sistema de control de calidad habría sido casi tan caro como la certificación externa “, añade.

Ton Jans, director de la fundación de certificación Komo en Gouda, Holanda, observa que un número creciente de arquitectos, contratistas y sus clientes incluyen criterios de sostenibilidad en sus especificaciones de trabajo.

“Los propietarios de edificios institucionales en especial, prefieren certificados de edificación. Esos edificios pueden alcanzar precios más altos cuando se venden, ya que, cualesquiera que sean los costos iniciales de construcción, durante su ciclo de vida total de sus costes de energético y de mantenimiento son más bajos”.

“Las autoridades públicas y otros constructores institucionales han tomado la iniciativa de optar por la certificación sostenible“, confirma De Blaere. “Los jóvenes constructores privados están siguiendo su ejemplo, hasta que los costes adicionales para la certificación exceden su límite financiero.”

bresaer_keciorentr-00144 - Mejores EdificiosDe Blaere tiene algunas ideas acerca de las certificaciones BREEAM y LEED: “Para los no profesionales, es casi imposible averiguar cuánto cuestan las medidas sostenibles individuales en la puntuación total de estos sistemas holísticos. Aspectos como la huella del transporte, las posibilidades de reciclaje de los materiales y el coste del consumo de energía durante la vida útil de los edificios están todos mezclados. Para los usuarios finales, sistemas de certificación más específicos como Natureplus pueden ser más útiles”.

Otro ejemplo que menciona es “cuna a cuna – Cradle to Cradle”. Se contemplan cinco categorías de calidad (salud de materiales, el reciclaje, la energía renovable y la gestión del carbono, administración de este recurso y equidad social), con un nivel básico, bronce, plata, oro o platino para cada uno.

Editorial de Koen Mortelmans del proyecto BRESAER en el que participan instituciones españolas como ACCIONA, TECNALIA y CARTIF.