La Junta de Andalucía ayuda a la rehabilitación de los ayuntamientos de Linares y Écija

    0
    37
    rehabilitacion-vivienda

    La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía finalizará la rehabilitación del Palacio Municipal de Linares, edificio del siglo XIX de gran interés arquitectónico y patrimonial, con una inversión de 3,5 millones de euros, tal como recoge el convenio que hoy han firmado el consejero de Fomento y Vivienda, Felipe López, y el alcalde del municipio jiennense, Juan Fernández, que pone fin a los trabajos iniciados en la primera fase de 2015 con una inversión total de cinco millones.

    Se trata de un edificio de destacada relevancia urbana que, junto a la Iglesia de Santa María la Mayor, la Real Casa de la Munición y la Moneda y el Pósito hacen de la plaza del Ayuntamiento uno de los espacios más representativos del municipio. Por ello, para conservarlo Junta y Ayuntamiento han formalizado la colaboración entre ambas administraciones para la financiación y ejecución de las obras, que serán afrontadas al 80% por la Junta y el 20% por el ayuntamiento, con fondos FEDER. Se trata de la segunda fase de intervención, ya que en 2015 se desarrolló la primera, cuyas obras culminaron en noviembre de ese año, tras una inversión global de 1,44 millones de euros.

    En esta primera fase de rehabilitación, ejecutada por la UTE conformada por las empresas Procyr Edificación y Urbanismo y Cyrespa Arquitectónico, se consolidó la estructura del Palacio Municipal para evitar el deterioro de tan emblemático edificio y conservarlo en condiciones adecuadas de estabilidad y protección. Con estas obras se actuó sobre la estructura de la cubierta, las paredes exteriores y el forjado de la construcción.

    Esta segunda fase permite terminar el edificio existente dotándolo de coherencia formal y funcional. El proyecto contempla actuaciones en casi 2.000 metros cuadrados con labores de albañilería, instalaciones, revestimientos y acabados, carpintería y cerrajería. Una vez concluido el Palacio Municipal podrá volver a albergar las instalaciones del Ayuntamiento, todo ello de conformidad con el nivel de protección patrimonial del inmueble.

    Sevilla

    La Consejería de Fomento y Vivienda ha adjudicado por 3,58 millones de euros la rehabilitación de las Casas Consistoriales de Écija, una actuación que comenzará en verano con un periodo de ejecución de 26 meses, una vez que se firme el contrato con la empresa seleccionada. La intervención, adjudicada a la empresa Dragados, se fundamenta en el convenio de colaboración firmado en octubre de 2016 entre el consejero Felipe López y el alcalde del municipio, David García, para financiar y ejecutar conjuntamente la rehabilitación, cuya finalización se prevé para 2019.

    El delegado territorial de Fomento y Vivienda, Jesús María Sánchez, ha explicado que “la rehabilitación proyectada para este edificio datado a principios del siglo XV tiene un doble objetivo. Por un lado, dotar a Écija de una sede consistorial moderna y funcional adaptada a las necesidades actuales del municipio y capaz de albergar las actividades administrativas, de servicio a la ciudadanía y de representación política e institucional”. Y por otro, ha añadido, que también se pretende “recuperar para la ciudadanía un edificio de gran valor arquitectónico, exponente del patrimonio histórico y cultural del municipio que imprimirá un marchamo de calidad a la oferta turística y monumental de Écija”.

    Esta intervención cuenta con un presupuesto global de 5,89 millones, de los que la Junta aportará 3,91 millones, equivalentes al 70%, y el Ayuntamiento se hará cargo de los 1,98 millones restantes, el 30%. Previamente, ambas administraciones desembolsaron casi un millón, en su mayoría aportado por Fomento y Vivienda, para redactar el proyecto de obras y acometer una serie de trabajos previos consistentes en la demolición de los elementos en mal estado de conservación y sin interés patrimonial, la consolidación del edificio y la protección de la envolvente para evitar el desprendimiento, así como la realización de estudios arqueológicos y patológicos.

    El proyecto persigue dotar al edificio de un patio de nueva configuración, más amplio, que pueda representar su función institucional; y construir unas nuevas fachadas sobre la plazuela de Santa María y la calle Mandoble, dando continuidad a las de estilo neoclásico existentes, con el fin de imprimir una imagen unitaria tanto en el interior como en el exterior. Asimismo pretende rehabilitar el espacio de la Sala Capitular, cuyas antiguas fábricas serán tratadas mediante estuco de color análogo al del ladrillo; y renovar el interior del inmueble, de manera que pueda disponer de áreas de trabajo saludables, circulaciones claras y fácilmente identificables.

    En esta actuación, que cuenta con Fondos FEDER, se ha realizado un especial esfuerzo en materia de sostenibilidad y eficiencia energética para implantar medidas encaminadas a lograr una optimización de los recursos y un mantenimiento eficiente del inmueble. En ese sentido, se reutilizarán aguas pluviales para el consumo de inodoros y urinarios, se usarán carpinterías y vidrios de altas prestaciones térmicas y se llevará a cabo una demolición selectiva de elementos susceptibles de ser reutilizados.

    El Ayuntamiento de Écija, emplazado en la conocida como Plaza del Salón desde principios del siglo XV, era fruto de diversas agregaciones de inmuebles realizadas hasta la segunda mitad del XIX, momento en el que, siguiendo parcialmente un proyecto del arquitecto provincial Balbino Marrón, se adquieren finalmente la totalidad de las parcelas de la manzana y se edifica la actual fachada neoclásica.

    Esta construcción cuenta con elementos protegidos como son los artesonados procedentes del Convento de San Pablo y Santo Domingo y los mosaicos romanos, ambos situados en la Sala Capitular. Igualmente, son objeto de esta consideración la fachada del proyecto de Balbino Marrón del siglo XIX y las crujías asociadas a estos lienzos de fachada y a la Sala Capitular (que ocupa la planta baja).