La nueva supertienda de Zara en Madrid es una apuesta por la sostenibilidad

0
289

 

El pasado viernes abrió sus puertas la mayor tienda de la marca de Inditex en el mundo y lo ha hecho entre la torre del BBVA y El Corte Inglés, en Azca en Madrid.

Aunque los que la han visto hablan de un interior donde domina la  blancura y la luminosidad, la nueva tienda de Zara es “verde”. Emplea a 180 personas y apuesta por la ecoeficiencia, optando a la mayor calificación en el sistema de certificación ambiental LEED (Leadership in Envirnoment and Energy Design). Y es que es una prioridad de la empresa para las nuevas aperturas, ya que se ha marcado como objetivo que el 100% de los establecimientos del grupo sean medioambientalmente sostenibles y eficientes en el consumo de recursos en 2020.

La nueva flagship de Zara, al estar orientada al sur,  recibe gran cantidad de luz por su fachada acristalada. A esa luminosidad contribuyen los tonos claros y las líneas rectas que dominan el interior, con un mobiliario que mezcla la piedra, la madera clara y el metal.

Las cuatro plantas del edificio cuentan con diferentes zonas climáticas, en cada una de las cuales la temperatura se regula de forma automática. Se han instalado sensores por toda la tienda que envían sus señales a un sistema centralizado que regula el calor o frío en esa zona.

También se regula de forma inteligente la iluminación, toda LED, adaptándose a la cantidad de luz natural o al uso de la tienda, reduciéndose, por ejemplo, cuando solo trabaja el personal de seguridad o limpieza. También la tienda mide la concentración de CO2 para permitir o no la entrada de aire del exterior y controlando la calidad del aire.

En su afán de sostenibilidad, el nuevo edificio que alberga la tienda incorpora multitud de sistemas que la convierten en la más ecoeficiente de las más de 7.000 tiendas que tiene repartidas por todo el mundo. Cuenta con 6.000 metros cuadrados de superficie total, algo más de la mitad para tienda y el resto para almacén y otras dependencias.

La supertienda de Zara consume un 20% menos de electricidad y un 45% menos de agua que las tiendas convencionales, además de abastecerse 100% de energías renovables. Además ha priorizado el uso de materiales reciclados y reutilizados, con bajo consumo energético, y abastecidos localmente. Además incorpora avances tecnológicos como el pago con móvil, los probadores inteligentes o la identificación por radiofrecuencia ,RFID.