La tecnología LED está aumentando el nivel de iluminación artificial y la contaminación lumínica de la Tierra

0
41

Según un estudio publicado en la revista científica Science Advances revela un aumento de un 2,2% anual de las superficies iluminadas a nivel mundial, tanto en extensión como en intensidad.

El estudio, en el que ha participado el Instituto de Astrofísica de Andalucía, indica que el objetivo central de la “revolución de la iluminación” (la transición a la tecnología de iluminación de estado sólido o LED) es la disminución del consumo de energía pero que sin embargo esto podría verse menoscabado por un efecto de rebote de un mayor uso en respuesta a un menor coste de la esta tecnología LED.

“Los científicos han calibrado por satélite que las luces nocturnas, de 2012 a 2016, que el área artificialmente iluminada de la Tierra creció un 2,2% por año, con un crecimiento de la intensidad total del 1,8% por año. Las áreas continuamente iluminadas se iluminaron a una tasa de 2.2% por año. Se observaron grandes diferencias en las tasas de crecimiento nacional, y la iluminación se mantuvo estable o disminuyó en solo unos pocos países. Estos datos no son consistentes con las reducciones de la energía a escala global, sino que indican una mayor contaminación lumínica, con las correspondientes consecuencias negativas para la flora, la fauna y el bienestar humano”, indica el estudio.

“Está probado que una mayor eficiencia energética no produce menores consumos energéticos globales” y para lograr lo segundo es necesario “realizar un control de emisiones como se hace con las emisiones de dióxido de carbono”, ha señalado Alejandro Sánchez de Miguel, investigador del Instituto de Astrofísica de Andalucía, con sede en Granada y dependiente del CSIC, que ha explicado que, además, “hay que desarrollar políticas de alumbrado que contemplen el problema de la contaminación lumínica e intensificar el uso de sistemas eficientes”, y que, “bien usados, los LED ámbar podrían ser la solución al problema”.