La transición energética hacia las energías renovables es “demasiado lenta” e “insuficiente” para la OCDE

0
120

La Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) considera que ningún gobierno está demostrando una adecuada transición energética hacia las energías renovables y la califica incluso de “demasiado lenta” e “insuficiente”.

Así se desprende del informe ‘Indicador de Crecimiento Verde 2017’ elaborado por ‘el club de los países ricos’, en el que incluye el análisis de hasta 46 países a los que aconseja desconectar de los combustibles fósiles y avanzar en la transición energética, así como el alivio de la presión sobre los recursos naturales como el agua.

“Aunque existen signos de avance en materia de medioambiente, normalmente se suele observar que cada país se centra en un aspecto concreto y se atasca en otro”, indicó el director de Medio Ambiente de la OCDE, Simon Upton, y añadió que “se necesita que los esfuerzos se realicen por igual en todos los ámbitos”.

En este sentido, destacó los esfuerzos de Luxemburgo, Islandia, Dinamarca, Noruega y Holanda, y señaló que son los países que “mejores resultados totales” obtuvieron en el análisis de todas las variables de una ratio que pone en relación el crecimiento económico y las presiones medioambientales.

De igual forma, el organismo internacional sitúa a Dinamarca, Estonia, Reino Unido, Italia y Eslovaquia como los países que más han progresado en concepto de energías ‘verdes’ desde el año 2000. A su vez, entre las economías no pertenecientes a la OCDE, Colombia y Costa Rica son los que mejores resultados obtienen en el uso de energías renovables.

En este sentido, la OCDE celebró que “las principales economías se hayan vuelto más eficientes en el uso de recursos naturales”, no obstante, advirtió de que “la presión medioambiental permanece elevada, especialmente por las emisiones devengadas a través del comercio internacional”.

Así, el informe hace alusión a la productividad del carbono (PIB por unidad de CO2 -dióxido de carbono- emitido) y señala que esta ratio ha mejorado, ya que en la mitad de los 35 países pertenecientes a la OCDE ya no se da el ‘tándem’ aumento de emisiones junto al crecimiento económico.

Suiza y Suecia registraron el nivel más alto de productividad de carbono, mientras que la República Eslovaca, Letonia y Polonia redujeron sus emisiones de CO2 a medida que el PIB aumentaba.

No obstante, cuando se incluye el CO2 emitido durante las etapas de producción de bienes y servicios en el extranjero, solo 12 países de la OCDE “desacoplan” las emisiones del PIB. Al generar 1.000 dólares del PIB, se emiten alrededor de 260 kilogramos de CO2.