Los arquitectos catalanes alertan de que no hay un crecimiento estructural del sector de la edificación

0
74

En el año 2016 ha seguido aumentando la superficie de los proyectos de ejecución, pero el incremento se debe a pocos proyectos de mucha superficie. Aparte de Barcelona, el resto de Catalunya sigue en situación de parálisis, con crecimientos negativos en algunos casos. La renovación urbana, actividad fundamental para el futuro, no aumenta y se convierte en el principal problema.

El COAC ha analizado este jueves 2 de febrero, en una convocatoria abierta a los medios de comunicación, la actividad de construcción y rehabilitación en Catalunya referente al año 2016, a partir de los proyectos de ejecución de obra. Este período se ha cerrado con 3.579.960 m2 visados, un 24% más respecto el 2015. Aunque la cifra pueda parecer positiva, el Colegio de Arquitectos subraya algunas consideraciones:

  • No estamos ante un crecimiento estructural: no es homogéneo en todo el territorio y no supone un aumento generalizado de la actividad (tan solo destacan los proyectos de gran envergadura).
  • Las cifras en cuanto a rehabilitación enseñan un estancamiento muy preocupante. La superficie total visada bajo este concepto tan solo ha aumentado, en todo Catalunya y respecto al año pasado, 100.000 m2, representando sólo 1/3 de la superficie total visada.
  • La superficie visada en el 2016 sigue aún a niveles bajísimos, situándose a niveles muy inferiores respecto al mínimo histórico de los últimos 25 años.
  • La superficie total visada en Catalunya corresponde a un total de tan solo 7.490 proyectos. Si comparamos esta cifra con el total de arquitectos colegiados en Catalunya, cerca de 10.000, nos podemos hacer claramente una idea de hasta qué punto la falta de trabajo impide totalmente poder hablar de recuperación.

ANÁLISIS POR TERRITORIO

Destaca la provincia de Barcelona (sin tener en cuenta la ciudad de Barcelona), que mantiene el crecimiento iniciado en el 2015. Se han visado 1.840.613 m2, un 36% más que el 2015. Sin embargo, de este total, hay que tener en cuenta que el visado de grandes proyectos de más de 10.000 m2, supone un 34% sobre el total. Barcelona ciudad crece un 28%, y prácticamente el 50% del visado ha sido de grandes proyectos. En cuanto al resto de demarcaciones, se rompe la tendencia de incremento del 2015, pese a que Girona y Lleida tienen un crecimiento débil, y Tarragona y Ebre negativo.

ANÁLISIS POR USOS

La construcción de vivienda sigue siendo superior en metros cuadrados que la no vivienda. Sin embargo, y contrariamente a lo que había pasado en 2015, el crecimiento de la no vivienda ha sido del 28%, mientras que la vivienda ha frenado y tan solo ha crecido un 22% (el año 2015 había crecido un 42%).

En cuanto al número de viviendas visadas, el año se ha cerrado con un total de 8.547 viviendas, lo que supone un incremento del 35% respecto al 2015.

ANÁLISIS POR TIPOLOGÍA DE EDIFICACIÓN

En términos absolutos, la obra nueva continúa experimentando una subida más significativa (30%), situándose cerca de los 2.303.995 m2 visados. La superficie visada de rehabilitación tan solo ha crecido 100.000 m2 respecto al año anterior.

En este sentido se puede afirmar que la actividad de renovación urbana, tan necesaria en un parque envejecido y desactualizado como el nuestro, que implica intervenciones en la totalidad de los edificios directamente relacionadas con conceptos como eficiencia energética y sostenibilidad, no se está llevando a cabo.

CONCLUSIONES

  • El sector no se reactiva, como mucho se ha iniciado un camino que, si no se plantean cambios estructurales, será muy largo para llegar a una mínima normalización.
  • El incremento de superficie visada se concentra en la provincia de Barcelona, mientras que la situación en el resto del territorio continúa siendo de paralización.
  • Lo más preocupante es la insignificante actividad de rehabilitación, en conjunto en todo el territorio.
  • El COAC considera que la renovación urbana es esencial para, por un lado, dar respuesta a las necesidades de la ciudadanía de ahora y del futuro; y, por otro, para conseguir remontar esta situación de colapso del sector y así contribuir, en la medida que nos toca, a la salida de la crisis. No tiene sentido que, sabiendo que un 40% de las emisiones de CO2 en Europa son producidas por las viviendas, Catalunya tan solo tenga en curso 5 proyectos de gran rehabilitación.
  • En nuestro país no existe cultura rehabilitadora. Incluso en épocas anteriores a la crisis, los datos europeos sitúan a Espanya en la cola de los países europeos occidentales. Ante esta constatación, ni la Ley (estatal) de rehabilitación, regeneración y renovación urbanas, del año 2013, ni las escasas subvenciones promovidas por las administraciones autonómicas y locales hasta ahora han funcionado.
  • En consecuencia, el Colegio de Arquitectos pide a las instituciones que se priorice la renovación urbana como instrumento clave para combatir el cambio climático, garantizar el derecho a una vivienda digna y adecuada, y asegurar que nuestras ciudades, edificios y espacios públicos contribuyen al proceso, la cohesión social y creación de oportunidades.

Así, el Colegio plantea diferentes acciones:

  • Más ayudas y mejores de financiamiento.
  • Simplificación y mejora del marco normativo.
  • Más coordinación entre las administraciones y sus líneas de actuación.
  • Una visión integral del reto que planteamos.
  • Un pacto explícito entre todos los operadores que han de intervenir: un Pacto para la Renovación Urbana, que sea un instrumento de consenso para afrontar con garantías este reto, y que permita una actuación sostenida en el tiempo y planificada.