Nuevos usos para antiguas naves industriales del Poblenou en Barcelona

0
83
Genérica-Mejores-Edificios2

Estudiantes del grado en Arquitectura Técnica y Edificación de la Escuela Politécnica Superior de Ingeniería de Edificación de Barcelona (EPSEB) de la Universitat Politècnica de Catalunya (UPC) han analizado y realizado propuestas para edificaciones en desuso de los complejos fabriles de Can Ricart y Can Tiana, en el barrio de Poblenou de Barcelona. Se trata de una iniciativa docente que quiere romper con el espacio del aula y que los estudiantes interactúen con problemáticas y situaciones reales y se impliquen en la preservación del patrimonio y la cultura material colectiva.

Han invertido todo un cuatrimestre en conocer a fondo el edificio: los sistemas constructivos, los materiales con los que se construyó, sus lesiones, sus fisuras. Y también a entenderlo des del punto de vista histórico, para comprender el contexto en que se construyó y el uso que le daban, para reconocer su valor patrimonial y para darle un nuevo uso que se adapte a las necesidades del entorno en el que ahora se ubica.

Este es el objetivo del conjunto de asignaturas que, englobadas en el nombre de ‘DAC en Rehabilitación’, han llevado a unos cincuenta estudiantes de Arquitectura Técnica y Edificación de la EPSEB a conocer y hacer nuevas propuestas para espacios en desuso del barrio del Poblenou de Barcelona. La iniciativa ha contado con la colaboración del Distrito de Sant Martí del Ayuntamiento de Barcelona y la plataforma vecinal Taula Eix Pere IV.

La nave industrial Can Tiana ha sido el primer edificio objeto de estudio de este grupo de estudiantes este curso. Se trata de una nave que forma parte de un conjunto de tres edificios que fueron construidos en diferentes etapas, entre el 1898 – 1914, en plena expansión de la industria textil en Barcelona. El resto de edificios han sido rehabilitados, excepto la nave central, objeto de estudio, que ha sido reconocida como bien de interés urbanístico. Después del trabajo de campo realizado, un primer grupo de estudiantes, al constatar la importancia que muestra el barrio en crear lugares sociales y de ocio, han propuesto ubicar un restaurante y una coctelería con una oferta gastronómica variada donde destaque la carta especializado del chef invitado. Un segundo grupo ha planteado transformar el espacio en una serie de talleres con maestros artesanos (cristal fumado, cera, textil) con una sala de exposiciones y una sala de conferencias.

Durante el segundo cuatrimestre del curso, los estudiantes han analizado una construcción de pequeñas dimensiones ubicada dentro del complejo industrial del siglo XIX de Can Ricart, también en el barrio del Poblenou. En este caso, la edificación, de uso público y clasificado como bien cultural de interés nacional, está en un complejo en que ya se han rehabilitado dos edificaciones que alojan el Hangar, un centro que da apoyo a creadores y artistas, el Casal de Jóvenes del Poblenou y el local de la plataforma vecinal Taula Eix Pere IV. En este mismo espacio está previsto que se ubique un campus dedicado a las humanidades y las ciencias sociales de la Universidad de Barcelona.

Los estudiantes, después de analizar en profundidad el estado actual de la edificación, de hacer un estudio histórico y de analizar su uso en el contexto actual y teniendo en cuenta las necesidades de los vecinos, han propuesto diferentes intervenciones de rehabilitación que incluyen desde la construcción de un taller comunitario de artes textiles (un espacio que aloje talleres polivalentes donde se combine las nuevas tecnologías con técnicas tradicionales y en el que los participantes puedan también vender los productos que producen); un espacio de coworking para pequeños empresarios del barrio o free-lancers, o un centro académico de idiomas con un espacio de consulta y para el autoaprendizaje.

Rehabilitación, una apuesta de futuro

La actividad de intervención en los edificios existentes ha ido cogiendo un papel clave en el sector de la construcción en Europa. En los años 80 se consiguió un equilibrio entre la obra nueva y la rehabilitación, con una media europea cerca del 50% para cada una de estas actividades. Algunos países van muchos más lejos en la rehabilitación, hasta el 70%, mientras que otros, como es el caso del español, Grecia o Portugal, se encuentran hoy cerca del 20%.

Esta realidad ha condicionado la formación universitaria que en los últimos años se ha ido adaptando a los nuevos escenarios que plantea el sector de la construcción. La rehabilitación es, así, una salida profesional de largo recorrido y con mucha demanda en las empresas del sector. Es, además, una herramienta básica en el compromiso sostenibilista del sector ya que permite reducir residuos y combatir el cambio climático en ofrecer mejores en el comportamiento energético de los edificios.