El precio de la energía, factor clave en el aumento de la pobreza energética

0
83

La Mesa de entidades del Tercer Sector Social de Cataluña, que agrupa 35 federaciones que representan más de 3.000 entidades sociales, ha presentado este martes en el Ateneu Barcelonès el informe ‘El precio de la energía, factor clave en el aumento de la pobreza energética’.

La presentación del dossier ha ido a cargo de coordinadora del dossier y directora de Ecoserveis, Marta Garcia. Posteriormente ha habido un debate con tres expertos de entidades sociales: Susanna Roig, directora de Intervención Social de Cruz Roja Cataluña, Antonio Toribio, coordinador del servicio de pobreza energética e inserción en el distrito de Nou Barris de la Asociación Bienestar y Desarrollo (en representación de ECAS) y Sonia Lacalle, abogada del Programa Sin Hogar y Vivienda de Cáritas Diocesana de Barcelona (en representación de Cáritas Cataluña).

El informe que se ha presentado se centra en analizar cómo funciona el mercado energético, que condiciona los precios de la energía, qué medidas de protección existen, y qué efecto tienen los precios en el bienestar de las personas. Finalmente se expusieron una serie de recomendaciones políticas para incidir en el precio de la energía como uno de los factores causantes de la pobreza energética.

Según la Mesa del Tercer Sector Social el precio de la energía tiene incidencia sobre el bienestar, tanto a nivel físico como psicológico. Según los últimos datos del IDESCAT, en Cataluña más de 645.000 personas con dificultad para pagar los suministros. El informe sostiene que en España estamos pagando por la energía precios superiores a la media europea mientras que nuestro poder adquisitivo está por debajo de los demás Estados miembros, que hace que el coste en suministros básicos tenga una carga mayor en la “cesta” básica de los hogares en nuestro país.

La Mesa del Tercer Sector alerta que de todos los Estados miembros, España es el país con un mayor incremento de precios del gas para consumidores domésticos desde 2010, más de un 70% (sin impuestos). A nivel doméstico, en España una familia que pagaba de media, en 2008 por ejemplo, 1.566 € en concepto de gastos energéticos en 2018, por el mismo consumo estaría pagando 2.238 €, es decir más de un 40% más. Se constata, también que los precios de la energía han evolucionado a un ritmo muy superior al que lo ha hecho el nivel de vida.