Rehabilitación energética en el parque público de viviendas de Andalucía

0
372
andalucia-rehabilitacionii

La rehabilitación energética que viene realizando la Junta de Andalucía, a través de AVRA, en su parque de vivienda pretende ser una respuesta clara e innovadora a las necesidades de un sector de población más vulnerable.

Rehabilitación integrada y sostenible en Andalucía

La implementación durante estos últimos años de diversas herramientas de gestión desde la escala regional, pone de manifiesto la necesidad de entender la ciudad como un sistema, en el que es imprescindible incidir en las tendencias transformadoras del complejo metabolismo urbano más que en los objetos aislados. Nos encontramos con un escenario dónde, por un lado, la degradación sufrida por las barriadas, que tiene la raíz de su problema en el mismo modelo de crecimiento que alienta su origen, su dimensión, escala, su carácter unitario, la monofuncionalidad, la desconexión urbana, la segregación funcional y social. Por otro, nos encontramos la compacidad, la mezcla y flexibilidad de usos,  de la ciudad consolidada, que funciona en las escalas de pequeño y mediano tamaño, pero dónde aún no se ha incorporado la edificación bioclimática, ni se han integrado las energías renovables, ni la gestión de los flujos metabólicos y movilidad sostenible.

En la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de la Junta de Andalucía se está trabajando con otros parámetros más ambiciosos como respuesta innovadora a las necesidades de los sectores de población más vulnerable con el objetivo principal de conseguir una ciudad más sostenible (entendida como la mejora de las condiciones del espacio para la potenciación de las cualidades humanas del individuo), tanto desde el punto de vista físico como social. Estos parámetros fundamentales son:

La diversidad: que las intervenciones no sean ni un fragmento ni independiente ni sometido a la ciudad, sino articulado con ésta; Variedad: de grupos familiares y formas de convivencia, con alojamientos que tuvieran la variedad tipológica suficiente; Concentración de actividades: para crear espacios de referencia y centralidad; Recuperación y rehabilitación de espacios libres para la participación y convivencia ciudadana; Flexibilidad: crear espacios y edificios flexibles, o adaptarlos al rehabilitarlos; Utilización de la vegetación como regular bioclimático; Orientación y forma: La adaptación de la volumetría de los edificios para buscar una relación equilibrada entre el factor de forma (relación volumen total/superficie paramentos en contacto con el exterior) y su apertura determinadas orientaciones cuando se rehabilita, para conseguir energía a través de la radiación solar. También incidir en la protección solar y la creación de ventilación cruzada cuando no exista; Proceso constructivo: mediante la simplificación de la construcción, con soluciones standarizadas cuando es posible; Materiales y mano de obra locales: en la medida de lo posible.

La Agencia de Vivienda y Rehabilitación viene trabajando desde hace muchos años en tres líneas básicas de actuación:

  1. La gestión de vivienda pública de la Comunidad Autónoma, con más de 80.000 viviendas distribuidas por todo el territorio andaluz.
  2. La segunda línea de intervención consiste en la renovación urbana y edificatoria de los barrios más desfavorecidos, en los que precisamente se localiza mayoritariamente el parque público.
  3. Y, finalmente, la tercera línea es la de rehabilitación integral de edificios, incorporando estándares de confort y habitabilidad superiores a los existentes, en los inmuebles en los que se interviene, consiguiendo al mismo tiempo generar un ahorro en el consumo energético y, con ello, una reducción de las emisiones contaminantes a la atmósfera.

En el horizonte el desarrollo de trabajos en los barrios para su funcionamiento unitario en el consumo, reutilización, regeneración y reciclaje de recursos y energía. Teniendo como objetivos finales planes de gestión de la demanda de agua, dispositivos de fontanería especiales, no agua potable inodoro, depuradora propia, acumulación de agua de lluvia en las cubiertas, etc.. Así como en la producción de agua caliente para calefacción y uso sanitario en instalaciones centralizadas  que distribuyan a viviendas, equipamientos y espacios terciarios mediante una red de tuberías.

Programa de construcción sostenible

La rehabilitación energética que viene realizando la Junta de Andalucía, a través de AVRA, en su parque de vivienda pretende ser una respuesta clara e innovadora a las necesidades de un sector de población más vulnerable. También ha venido trabajando en el desarrollo de herramientas y metodologías específicas para las tipologías arquitectónicas de este parque público, climatología de la región y especiales condiciones sociales, con el objetivo de diseñar y planificar estrategias a largo plazo en materia de eficiencia energética, además de estudiar fórmulas para implementarlas.

AVRA cuenta con un Plan de Mantenimiento y Conservación, que ha sido enfocado y redactado teniendo en cuenta parámetros de sostenibilidad y eficiencia energética, en una primera etapa de fase específica de rehabilitación energética, realizó la inspección de más de 45.000 viviendas en régimen de alquiler para el diagnóstico y caracterización de la edificación. Más adelante, cuando en 2014 cuando La Junta de Andalucía pone en marcha el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible, AVRA se suma a la iniciativa permitiéndole intervenir en diversas áreas distribuidas por toda la región. La intervención, aunque tratando de hacerlo siempre con un enfoque integral, se ha adaptado a las circunstancias específicas del programa. La ejecución consiste fundamentalmente en la rehabilitación en las envolventes de los edificios, que tuviesen una patología previa, con criterios de eficiencia no sólo en materia energética sino también teniendo en cuenta la durabilidad y replicabilidad de la intervención. Por supuesto también se ha intervenido en la concienciación de los usuarios, porque se considera imprescindible la sostenibilidad, no sólo de los materiales, sino también de la intervención social, lo que implica una gestión del uso posterior.

La rehabilitación, como se ha dicho al inicio no se focaliza en las intervenciones aisladas, aunque se ha intervenido exclusivamente en edificaciones dada las características de las ayudas, se ha tratado de tener en cuenta también el contexto urbano, el grupo del que forman parte, así como el número de viviendas, tipología edificatoria y características de la población habitante, que garantizasen el éxito de la intervención.

El Programa de Impulso a la Construcción Sostenible en Andalucía, regulado por el Decreto-Ley.1/2014 de 18 Marzo, estaba destinado a facilitar la realización de inversiones de ahorro, eficiencia energética y energías renovables en edificios. Entre una de las líneas de actuación se incluía la de “Incentivos dirigidos a promover actuaciones que favorezcan el ahorro energético, la mejora de la eficiencia energética y el aprovechamiento de las energías renovables en edificios ubicados en Andalucía, a través de la realización de obras de rehabilitación, reforma, adecuación al uso e instalaciones eficientes.”

AVRA se acoge a este Programa solicitando los incentivos para el desarrollo y ejecución de 111 actuaciones de rehabilitación energética, repartidas por las 8 provincias andaluzas. Dichas actuaciones, proponen el desarrollo y aplicación de medidas de adecuación energética a efectuar sobre la envolvente, es decir, fachadas, huecos y cubiertas, de más de 600 edificios (6.794 viviendas) pertenecientes a su Parque Público de Viviendas, con objeto de aumentar el comportamiento energético de los mismos en respuesta al condicionante de mejorar la calidad arquitectónica, el confort y la concienciación de los ciudadanos. Estas 111 actuaciones de rehabilitación energética de edificios de viviendas fueron elegidas por presentar en el Informe de Evaluación de la Edificación (IEE) patologías en algunos o todos los elementos de la envolvente que requerían intervención.

Las medidas que se han aplicado son todas, según la clasificación del propio decreto de construcción sostenible, de alta eficiencia energética siendo generalmente del tipo:

  • Sustitución de cubierta o colocación de losa tipo filtrón sobre cubierta existente
  • Sustitución de ventana o colocación de doble ventana
  • Colocación de elementos de protección solar
  • Aislamiento de fachada mediante inyección en cámara de aire o mediante aislamiento exterior

La especificidad de las tipologías constructivas y diferentes orientaciones, así como la gran variedad de tipos de obras, la dispersión geográfica de las actuaciones, las especiales características sociales de los residentes, así como el volumen de intervenciones, está requiriendo una intensa planificación y coordinación de todo el proyecto, así como la realización de estudios teóricos previos que han permitido estimar las intervenciones más adecuadas a cada uno de las casos particulares.

Desde el punto de vista social, se ha llevado a cabo un gran proceso participativo entre todos los agentes implicados (técnicos, vecinos, constructores…) a lo largo de toda la actividad. Por otra parte, hay que reseñar que en algunas de las obras se incluyeron cláusulas de inserción sociolaboral que han obtenido unos resultados muy positivos. En algunos casos, estos trabajadores han sido contratados por las empresas adjudicatarias al terminar las obras. El proceso que se siguió es el siguiente:

  • Delimitación por parte de empresa adjudicataria de los puestos en los que cumplir con las cláusulas de inserción comprometida.
  • Comunicación de oferta de empleo en SAE (tres candidatos por puesto del perfil de población con especiales dificultades de acceso al empleo)
  • Seguimiento (entrevista mensual del técnico social de AVRA con trabajador contratado mediante cláusula)

Además, AVRA entiende que este tipo de intervención en materia de rehabilitación energética, que abarca todas las zonas climáticas andaluzas y de gran escala, requiere un seguimiento y evaluación de los resultados reales para poder extender su experiencia y replicar el proyecto al resto de edificios del parque edificatorio andaluz. Por ello se han planteado dos intervenciones complementarias:

Monitorización y Control de Calidad de las medidas de eficiencia energética, que también han resultado muy satisfactorias. Dentro de estas actuaciones encaminadas a obtener una disminución del consumo y la demanda energética de los edificios, así como de emisiones de CO2 a la atmósfera, se encuentran 8 proyectos piloto, uno por provincia, donde se han incluido equipos de medición del consumo eléctrico y registro de las condiciones de temperatura y humedad en las viviendas a lo largo de los diferentes periodos estacionales con la intención de obtener datos reales sobre el comportamiento del edificio a través de una monitorización, antes y después de la intervención. Se han adquirido 140 equipos de monitorización del consumo eléctrico y 455 para las condiciones de temperatura y humedad que se han colocado en el interior de una serie de viviendas elegidas en función de las características físicas de las viviendas (orientación, altura…) y a las especificidades sociales de los residentes de las mismas (uso…). En cada una de dichas 140 viviendas se instaló una pinza amperimétrica en el cuadro eléctrico y 3 sondas de temperatura y humedad.  Los datos que se van obteniendo se van guardando en la memoria del equipo y una vez al mes, el técnico de AVRA deberá descargar los datos vía USB y volcarlos en el ordenador. El equipo incluye un programa de lectura de datos y comparativas de curvas. Este proceso aún no ha terminado, porque no ha cumplido aún el periodo de un año, pero los primeros datos obtenidos son muy significativos.

También se ha llevado a cabo un control de calidad muy exhaustivo para la evaluación de las características de la envolvente y del comportamiento de los edificios pertenecientes a las actuaciones, que está siendo realizada por los Laboratorios de Control de Calidad de la Consejería de Fomento y Vivienda. Para ello, AVRA ha adquirido equipos compuestos por: 11 cámaras termográficas, 11 termoflujómetros, 3 blower doors. Se han realizado controles y ensayos específicos de las actuaciones de rehabilitación energética. Hay que recalcar que este control no es el control de calidad exigible a la contrata y, por tanto, no es obligatorio, es un control voluntario, complementario y novedoso, no está sujeto al CTE, no tiene un número determinado de ensayos o controles, puesto que no existe normativa al respecto. De los resultados no se podrán obtener criterios de aceptación o rechazo, pero si se obtendrán datos muy interesantes sobre la ejecución de la obra desde  el punto de vista exclusivo de la mejora de la eficiencia energética.

La inversión total estimada, previa a la adjudicación, era de alrededor de 39 millones de Euros, siendo la parte asumida por AVRA inicialmente, de casi 7.000.000 Euros. Tras las licitaciones, esta inversión disminuyó por las bajas producidas, siendo el presupuesto de adjudicación real de las obras, IVA incluido, de 26.507.528,85 Euros, que junto a los presupuestos de adjudicación de los equipos de control de calidad y de monitorización y gastos de licencias de obra e ICIO ha supuesto una inversión total final de 27.658.132,83 Euros, de los cuáles, un porcentaje ha sido dedicado a obras exclusivas de reparación imprescindibles complementarias de la rehabilitación integral. La inversión total en rehabilitación energética (IVA incluido) es de 25.055.460,18 Euros.

Todo este proceso ha ido acompañado desde el principio de una campaña de participación social llevándose a cabo las siguientes tareas:

  • Formación de equipos referentes por cada obra compuestos por técnico social y técnico de obra;
  • Presentaciones públicas de las obras
  • Distribución de Dípticos informativos
  • Constitución de grupos vecinales
  • Reuniones de seguimiento de grupos vecinales
  • Elaboración conjunta del manual de usuario (que se entregó con el final de la obra)

Todo el proyecto ha sido acompañado por un proyecto europeo en el que ha participado AVRA, el proyecto “MARIE. Hacía una mejora de la Eficiencia Energética de los Edificios Mediterráneos Existentes”, cuyo objetivo era estudiar medidas de rehabilitación energética lo más rentables posibles desde el punto de vista de la respuesta térmica en el interior de las viviendas. Destacar una de metodologías de trabajo muy innovadora: análisis de oscilación libre. Método muy novedoso que consiste en la simulación sin equipo de acondicionamiento en el edificio, lo que hace que las temperaturas no puedan ser controladas, y, en consecuencia, cada espacio tenga una temperatura que fluctuará libremente. La utilidad de esta técnica radica en que permite determinar la cantidad de tiempo en el que el espacio se encuentra dentro de los límites de confort y las horas en las que esto ocurre. Con los resultados de este trabajo se pueden comparar las diferentes soluciones constructivas en relación con la calificación energética obtenida, demandas energéticas del edificio de calefacción y refrigeración y porcentajes de ahorro en términos de confort.

Porque la intención también ha sido siempre iniciar una línea de trabajo colaborativo que estableciese sinergias con otras líneas de investigación más técnicas y específicas, bien a través de proyectos europeos en marcha o en propuesta de desarrollo a partir de ahora, a través de proyectos I+D+I con Universidades y colaboración con otros organismos implicados. Estos métodos de rehabilitación integral van unidos a programas de cooperación europea que permiten analizar nuevas fórmulas y vincularlas a los programas operativos regionales garantizando su replicabilidad y ejecución en el territorio.

La Agencia de Vivienda tiene otros proyectos en marcha, mucho más ambiciosos, con el objetivo principal de conseguir la máxima ecoeficiencia posible en la ciudad, a través del trabajo colaborativo y coparticipado de la rehabilitación integral edificatoria, entendiendo ésta en su contexto urbano, aprovechando su potencial estratégico para un desarrollo urbano más sostenible y socialmente inclusivo.

Comunicación presentada al primer Foro de Rehabilitación, Ahorro y Energía, FORAE (Madrid, 4-6 noviembre 2015) por parte de Elena Morón Serna, de la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de la Junta de Andalucía.