Para The Economist los precios de la vivienda en España deberían bajar aún más

0
171

Según el semanario The Economist, “la propiedad es tan segura como las casas, al menos hasta que se cae el techo”. La última cifra de los mercados mundiales de la vivienda muestra que los precios de las viviendas en Estados Unidos se han recuperado a un nuevo máximo nominal y que en España e Irlanda los precios vuelven a subir a un buen nivel. En los países de habla inglesa de la Commonwealth como Gran Bretaña, Canadá, Australia y Nueva Zelanda, los precios han aumentado en gran medida en los últimos años.

Como describe un reciente artículo del semanario económico, algunas de estas subidas pueden atribuirse a la influencia del dinero extranjero. En América, los inversionistas chinos compraron unas 29.000 viviendas en los 12 meses a marzo de 2016 con un valor total de 2,7 billones de dólares, según la Asociación Nacional de Agentes Inmobiliarios.

Para medir si los precios están bien valorados, The Economist mide los precios de la vivienda en comparación con dos indicadores: rentas e ingresos. Si, a largo plazo, los precios suben más rápido que los ingresos que una propiedad puede generar o los ingresos del hogar que prestan una hipoteca, pueden ser insostenibles.

Sobre esta base los hogares se valoran bastante en América por una media de estas dos medidas. Pero en Australia, Canadá, Nueva Zelanda, y en menor medida, Gran Bretaña, se ven muy caros. “Sin embargo, es posible que los responsables políticos se queden rascándose la cabeza: el aumento de la asequibilidad de la vivienda para los ciudadanos y el fomento de la inversión de los extranjeros probablemente sean objetivos irreconciliables”, indica el semanario.

Aunque en España el precio de la vivienda bajó en febrero un 5,4% interanual, hasta situarse en 1.497 euros/m2, (según datos de Idealista) para The Economist la vivienda debería de bajar aún más. En concreto, estima que aún debe caer un 16%, en función de los ingresos netos de los ciudadanos, y un 25%, en relación con el precio de la vivienda y el precio de los alquileres.