Zaragoza modifica su PGOU para la regeneración urbana de barrios

0
340

El Consejo de Gerencia de Urbanismo del Ayuntamiento de Zaragoza ha aprobado recientemente con carácter definitivo la modificación aislada del Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza (PGOUZ) para la recuperación del área Echeandía-Boggiero, en el barrio de San Pablo.

  • Recuperación urbana del área de las calles Echeandía – Boggiero

El Consejo de Gerencia ha aprobado con carácter definitivo la modificación aislada del Plan General de Ordenación Urbana de Zaragoza (PGOUZ) necesaria para la puesta en marcha del proyecto de recuperación urbana del área Echeandía-Boggiero, en el barrio de San Pablo.

El objetivo planteado desde el área de Urbanismo y Sostenibilidad es la mejora de una zona con cierto grado de abandono del Casco Histórico, con solares vallados y sin uso, etc. Se va a intervenir para garantizar su esponjamiento y la obtención de un nuevo espacio libre de uso y dominio público, destinado a una nueva plaza, así como construir una viviendas atractivas y un pequeño equipamiento municipal, preferentemente ligado a la vida cotidiana del barrio del Casco Histórico.

Con la recuperación urbana de Echeandía-Boggiero se pone en marcha así una premisa que debería ser general, y más en los barrios consolidados, en mayor o menor grado de declive, de que toda actuación de reforma ha de contener un germen de mejora de un entorno más amplio, tendente a subsanar las carencias actuales.

Actualmente, la zona está hasta tal punto degradada que en su interior no queda en pie ningún edificio. La propiedad del suelo está muy fragmentada, lo que dificulta mucho una iniciativa de sus titulares y obliga a actuar, de hecho, al Ayuntamiento, que junto con la sociedad municipal Zaragoza Vivienda posee el 33,22% del ámbito; si se añade el 10% del aprovechamiento que la ley de urbanismo obliga a ceder gratuitamente al Municipio, éste resultará dueño de un 39,88% de la superficie edificable.

A pesar de una superficie de sólo 1.645,48 m2, la recuperación de esta área es importante para la ciudad por diversos motivos. Por lo que se refiere a su interés histórico, el plano detallado y fiable más antiguo Zaragoza demuestra que desde 1712 no ha variado el trazado de la calle de Echeandía y el callejón del Saco, incluido también en el área.

El proyecto mantiene la superficie edificable que en 2001 se destinó a usos residenciales y complementarios (3.343,78 m2t), que permitirá construir de 30 a 34 viviendas y algunos locales comerciales. La posibilidad de que la edificación gane en superficie construida sin crecer en altura y aumentando, en cambio, las distancias entre las fachadas, se aprovecha para disponer en la planta baja un local destinado a equipamiento público de unos 400 m2, donde podrá ubicarse alguna dotación local ligada a la vida cotidiana del barrio, a la manera de un centro de día, una guardería o un centro de juventud, que se beneficiará también de la plaza y contribuirá a hacer de ella un lugar frecuentado.