Distrito Castellana Norte

1
768
YDRAY-Modelo-de-ciudad_3-DC

Es el proyecto urbanístico español más importante de los últimos veinte años.

Supone una actuación vanguardista sobre más de tres millones de metros cuadrados con una inversión prevista de 6.000 millones y la creación de 120.000 puestos de trabajo y que permitirá la creación de una nueva zona de negocios y residencial en Madrid. Contaría con el edifico más alto de Europa.

chamartin-DCN---Mejores-Edi
Novedades de un proyecto pendiente de aprobación

El presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), Antonio Béjar, participó el pasado 13 de abril en el Foro Urbanismo Sostenible organizado por el diario El País. Durante su participación, Béjar aclaró que el proyecto contempla la construcción de un total de seis torres, cinco de ellas de altura similar a las cuatro torres de la Castellana y una sexta que será la más alta de la Unión Europea con 70 plantas. Un total de seis edificios que crearán un nuevo distrito de negocios en la capital, situándola al nivel de las principales capitales europeas.

“El proyecto está vivo y muy vivo, pendiente exclusivamente de elevarlo al Pleno del Ayuntamiento para su aprobación definitiva. Distrito Castellana Norte acaba de realizar una ampliación de capital de 23 M€ para reforzar su viabilidad. La actuación urbanística, que suma a sus espaldas más de 20 años de trayectoria, cuenta con todas las autorizaciones pertinentes y la aprobación de los técnicos a través de 48 informes sectoriales favorables de las tres Administraciones”. En este sentido, Antonio Béjar recalcó que “desde luego, a DCN no se le puede reprochar que no estemos poniendo toda la carne en el asador ya que llevamos muchos años y dinero invertido en el intento”. A lo que ha añadido: “Nuestro propósito es continuar avanzando”.

Asimismo, Antonio Béjar ha recordado que el proyecto presentado al Ayuntamiento cumple con todos los requisitos del Plan General de Ordenación Urbana de Madrid (PGOUM). En particular, la edificabilidad de los terrenos se ajusta a lo permitido por el Ayuntamiento. En este sentido, ha señalado que la edificabilidad es de 1,05 m2e/m2s, significativamente inferior a la de barrios ya consolidados como Chamberí, que la triplica (3m2e/m2s), y al Paseo de la Castellana que la duplica con 2m2e/m2s. Con respecto a la magnitud del mismo en materia de infraestructuras, el presidente de DCN declaró: “Siguiendo el modelo de asociación público-privada (APP), las infraestructuras (Nudo Norte, Nudo Fuencarral, cubrimiento de las vías de tren, nueva línea de metro…) las desarrollamos los propietarios a petición de las diferentes administraciones y en beneficio de los ciudadanos de Madrid. Su desarrollo está ajustado a las exigencias que estas nos han indicado así como de los funcionarios del Ayuntamiento e instituciones con capacidad de decisión. Una inversión de más de 1.400 M€ a cargo íntegramente de los propietarios y a coste cero para los madrileños”.

Beneficios y apoyo popular

El proyecto ofrece numerosos beneficios para los madrileños. Es un proyecto innovador, sostenible y participativo que ofrece solución a los problemas de la zona norte de Madrid (Nudo Norte y de Fuencarral)  y sus vecinos, situando a la ciudad a la vanguardia de las principales urbes europeas. De hecho, el proyecto cuenta con un gran apoyo popular: el 78% de los madrileños y el 83% de los vecinos tienen una opinión buena o muy buena del proyecto.

La actuación supone una inversión de 6.000 M€ por parte de los propietarios, 120.000 nuevos puestos de trabajo y un gran beneficio para las arcas públicas que percibirán 3.340 M€ de ingresos fiscales a lo largo del desarrollo del proyecto.

Con un marcado carácter integrador, el 80% del ámbito (más de 1.300.000 m2) está destinado a espacios públicos y zonas verdes, y el 20% se empleará en el desarrollo de viviendas, comercios y oficinas. Otros aspectos propuestos por el proyecto son:

  • mejoras en la red de infraestructuras para conectar a barrios actualmente desconectados con un nuevo transporte público más sostenible,
  • nuevas estaciones de cercanías y metro,
  • casi 13km de vías ciclistas

En definitiva, es un modelo de crecimiento y regeneración urbana, generación de riqueza y modernización de la capital conforme a las directrices que rige el PGOU para el urbanismo de Madrid. “DCN es una oportunidad para adecuar una parte de la ciudad al modo de vida del S.XXI con espacios públicos integrados, seguros y atractivos para vivir y trabajar, que ni Madrid ni los madrileños podemos dejar pasar esta oportunidad”, concluyó  Antonio Béjar.

Durante la jornada se reflexionó sobre regeneración urbana, integración de entornos y ciudades del S.XXI, junto a los principales protagonistas de la arquitectura y el urbanismo a nivel nacional e internacional. Todos los empresarios y expertos del sector que participaron en las jornadas arroparon esta iniciativa, a la que han calificado como “oportunidad histórica“.

Una apuesta por la sostenibilidad

En el proyecto se aplican criterios de sostenibilidad con una apuesta decidida por la movilidad, la eficiencia energética y el tratamiento del agua, así como a aspectos relacionados con la contaminación acústica y la atmosférica, la gestión de residuos, el paisajismo, las emisiones de gases de efectos invernadero, el impacto en la huella ecológica o la afección sobre el cambio climático.

Más de un millón y medio de metros cuadrados se dedicarán a equipamientos sociales, servicios urbanos y zonas verdes, una superficie equivalente a unos 170 estadios de fútbol.

Asimismo, se ha proyectado una vía ciclista con una longitud de 12,8 kilómetros, que tiene conexión con la red ciclista existente y acceso a todas las estaciones de metro y cercanías.

Las energías renovables tendrán una presencia especialmente importante en el transporte público y en los sistemas de alumbrado. Está prevista la instalación de redes inteligentes de suministro de agua y electricidad con sensores integrados con programas de análisis que permitan detectar fugas y energía capaces de ahorrar y administrar recursos de forma automatizada. El proyecto contará con las infraestructuras necesarias para que los edificios puedan dotarse de tecnologías para la producción de energía de fuentes renovables: sol, viento y geotermia. Se destinará una superficie de 566.826 m2 a zonas verdes y arbolado. La reforestación proyectada permitirá plantar más de 25.000 árboles y trasplantar otros 1.135, así como gestionar la transición paisajística hacia el parque Regional de la Cuenca Alta del Manzanares.

Por primera vez en un desarrollo urbanístico de esta envergadura, se creará una herramienta informática de control y seguimiento de la evolución y cumplimiento de los objetivos ambientales comprometidos, cuantificables y contrastables.