Andimac lamenta que el nuevo protocolo anticontaminación de Madrid olvide los “edificios depredadores de energía”

0
61

La Asociación de Distribuidores de Materiales de Construcción (ANDIMAC) echa de menos en el nuevo protocolo anticontaminación, que entró en vigor en Madrid el pasado 8 de octubre y que endurece las restricciones al tráfico en los periodos de alta contaminación, medidas para reducir las emisiones que proceden de los edificios, quienes -como grandes “depredadores de energía”- causan hasta un 40% de las que se registran en las grandes ciudades.

La asociación advierte de que los episodios de alta contaminación no sólo son provocados por el crecimiento exponencial del tráfico rodado, sino también por el elevado número de viviendas en las que se derrocha energía y que, por tanto, resultan a todas luces insostenibles. Y es que, teniendo en cuenta que hoy en día la mitad de los inmuebles en España tienen más de 40 años, la mayoría de las edificaciones son antiguas y no se ajustan a los nuevos estándares de la edificación sobre condiciones térmicas y energéticas. De hecho, los edificios españoles representan casi un tercio del consumo de energía total en España.

Es más, se calcula que hasta un 99% de las viviendas sufre pérdidas o ganancias de calor excesivas a causa de la ineficiencia energética. De manera que, si se compararan con los automóviles, ese 99% de viviendas, de ser coches, consumirían más de 15 litros de combustible a los 100 kilómetros e incluso algunas hasta 40 –casi tres veces más-, según datos de Danosa, empresa de soluciones integrales para la construcción sostenible.

Otras soluciones medioambientales

Por eso, Andimac incide en la importancia de que la Comunidad de Madrid tenga en cuenta estos datos y aproveche las ayudas a la reforma que recoge el Plan Estatal de Vivienda 2018-2021, entre otros mecanismos, para facilitar a las comunidades de vecinos y a los propietarios el acceso directo a unos fondos que pueden servir para impulsar la eficiencia energética de los edificios; ya que son las autonomías las responsables de articular el plan y de asegurar que los fondos lleguen directamente a quienes más los necesitan.

En este sentido, la asociación lamenta que en España exista un marcado culto al vehículo, pero no tanto al cuidado del hogar. Y es que mientras que los españoles dedican el 5% de su presupuesto familiar disponible al cuidado y mantenimiento de sus vehículos, tan sólo destinan el 1,5% a la mejora de sus hogares. Por eso, la necesidad de la reforma y rehabilitación de los edificios es evidente, sobre todo, de cara a moderar su consumo de energía.

Eso se consigue a través de la renovación del aislamiento térmico de los edificios que, aparte de reducir hasta más de un 20% sus emisiones, puede recortar también su consumo energético entre el 50% y el 65%, un porcentaje importante a la hora de abaratar la factura de la luz, que no para de marcar nuevos máximos.

Por otra parte, una tendencia al alza en rehabilitación sostenible de edificios son las cubiertas verdes o ajardinadas que integra vegetación en los edificios y que puede llegar a revalorizar viviendas y hoteles hasta un 12%, según estimaciones de Danosa. Asimismo, las fachadas descontaminantes pueden ser otra opción para reducir las emisiones y mejorar la calidad del aire de las grandes ciudades.

Según el secretario general de Andimac, Sebastián Molinero, “si bien es cierto que las partículas que emiten los vehículos tienen un mayor efecto contaminante, también es necesario poner la lupa sobre el parque de viviendas, tanto por tratarse de un importante consumidor de energía como por sus implicaciones en la contaminación ambiental. Además, cada vez existen más ayudas, como las que recoge el Plan Estatal de Vivienda, que podrían contribuir a reducir los consumos energéticos y a hacer los edificios más sostenibles desde el punto de vista medioambiental”.