Aun los hogares están poco conectados

0
266

El auge del Internet de las Cosas (IoT) hace que, poco a poco, sean más los aparatos domésticos que podamos controlar a través de nuestro teléfono inteligente (smartphone). Según Junkers, esta es una tendencia “que llega para quedarse y que está transformando también el sector de la climatización residencial, ofreciendo nuevas oportunidades de confort y eficiencia a los usuarios”. Sin embargo -apuntan desde la compañía-, parece que los españoles todavía no se han decidido a dar el salto a estas nuevas ventajas. Así, el 89,6% aún no puede controlar la climatización de su hogar desde el smartphone, según se desprende del I Barómetro de la Energía elaborado por Junkers, la marca de la división Bosch Termotecnia (Grupo Bosch).

Este I Barómetro señala además que solamente un 31,1% de los encuestados se plantearía cambiar sus aparatos por otros más conectados, algo que desde Junkers consideran “llamativo”, si se tienen en cuenta las ventajas que aporta la conectividad y, sobre todo, “el hecho de que el 45% [de los entrevistados] reconoce dar importancia a la conectividad en las soluciones de calefacción, agua caliente sanitaria o aire acondicionado de su hogar”.

La eficiencia, principal factor de compra

Mientras que la conectividad queda reflejada como una asignatura pendiente -apuntan los autores del estudio-, “parece que ya se ha avanzado más en la concienciación sobre la importancia de contar con aparatos eficientes para la climatización y el agua caliente”. En ese sentido, y, según este I Barómetro de la Energía de Junkers, la eficiencia es el factor más importante para los usuarios a la hora de decantarse por un aparato de calefacción, agua caliente y aire acondicionado: “con un 78%, supera así a otros aspectos, como la relación calidad/precio (58,5%) o el ruido (55,1%)”.

Los usuarios se miran más el bolsillo que las vías respiratorias

Además, y, según este primer Barómetro de Junkers, a la hora de tomar decisiones de compra, el ahorro económico que supone decantarse por soluciones eficientes es más importante para los usuarios que el cuidado del planeta (80,4% frente a 53,2%), “hasta el punto de que las emisiones de CO2 [dióxido de carbono] y NOx [óxidos de nitrógeno] del aparato no serían un condicionante a la hora de comprar una caldera o calentador de agua para el 45,1% de los encuestados”.

Por lo demás, y aparte de buscar productos eficientes con los que equipar su hogar, “el 86,8% de los encuestados -recoge el Barómetro- reconoce que modifica sus hábitos de consumo para reducir la cuantía económica de su factura, que en España se sitúa en menos de 30 euros de media tanto en gas como en agua, y entre 40 y 60 euros en lo que respecta al gasto mensual de luz”.

Etiqueta energética

Para ahorrar tanto en consumo energético como en gasto económico -apuntan los autores del estudio-, es fundamental “equipar los hogares con aparatos de máximo rendimiento cuya clasificación energética sea A+ o tengan posibilidad de lograrla en combinación con reguladores externos”. Sin embargo, pese a la concienciación que hay entre los usuarios en lo que se refiere a la eficiencia de sus aparatos de calefacción, el calentamiento de agua y/o la climatización, solo el 43,3% afirma saber cuál es su etiqueta energética.

Más datos del Barómetro

A la hora de equipar sus hogares en busca de la mayor eficiencia, la caldera mural individual es solución predominante en España para el suministro de calefacción (36,7%), seguida del sistema de aire acondicionado frío/calor (25,6%). Respecto al calentamiento de agua caliente sanitaria, vuelve a ser la caldera mural individual (30,7%) el aparato con más presencia en los hogares españoles, seguida del calentador de agua a gas (24,8%).