Ayuntamiento y Comunidad establecen una estrategia de regeneración urbana para Tudela

0
167

El Gobierno de Navarra y el Ayuntamiento de Tudela han acordado un protocolo de colaboración para impulsar varias actuaciones en materia de vivienda y regeneración urbana en la capital ribera. El alcalde Eneko Larrarte, acompañado por los ediles de su equipo de gobierno Marisa Marqués (I-E), Silvia Cepas (PSN) y Daniel López (Tudela Puede), el vicepresidente de Derechos Sociales del Ejecutivo foral, Miguel Laparra, y el director gerente de la sociedad pública Nasuvinsa, José Mª Aierdi, han presentado hoy en el Consistorio tudelano un Protocolo que se propone “desarrollar una política conjunta en materia de vivienda” e iniciar una estrategia conjunta de regeneración urbana.

El Protocolo que comprometerá al Gobierno y al Ayuntamiento se irá actualizando anualmente con un programa de las acciones concretas en cada ejercicio y para 2018 contempla ya seis actuaciones urbanísticas de envergadura en Tudela. Entre ellas, destacan la regeneración urbana de la zona del Horno de Coscolín, el proyecto Tudela Renove para reactivar la rehabilitación energética del barrio de Lourdes, la recuperación de un edificio en la calle La vida del casco histórico o la promoción de 15 VPO de alquiler en el polígono de la Azucarera, entre otras.

Este acuerdo implica una inyección directa inicial de al menos 8 millones de euros que invertirá la sociedad pública Nasuvinsa, entre los 3 millones consignados para el Horno de Coscolín, otros tantos calculados para la construcción de las viviendas de la Azucarera y el resto repartido entre el proyecto Tudela Renove y otras actuaciones, aparte de las aportaciones que realice el propio Ayuntamiento de Tudela y la posible ampliación de inversiones en estos u otros proyectos.

Dentro del Protocolo presentado por Miguel Laparra y Eneko Larrarte, destaca la regeneración de la zona conocida como Horno de Coscolín en el casco antiguo de Tudela. Dotada con una inversión de 3 millones de euros, la actuación acordada por el Gobierno -a través de la sociedad pública Nasuvinsa- y el Ayuntamiento se propone reordenar este entorno urbano, liberar espacios de uso público y convivencia, así como promover 17 viviendas en los edificios nuevos que sustituirán a las actuales estructuras degradadas, medidas todas ellas que pretenden recuperar y dinamizar la zona. Con este propósito, la sociedad pública Nasuvinsa convocará un concurso de proyectos ejecutivos y de ideas para impulsar las actuaciones en el Horno de Coscolín, en cuyo tribunal calificador tendrán presencia los técnicos del Ayuntamiento de Tudela. Lugar de Tudela en donde se realizarán las actuaciones.

Rehabilitación en las calles La vida y Chapinerías del casco antiguo

Nasuvinsa actuará también en otras zonas del casco viejo de Tudela como en las calles La vida, Magallón y Chapinerías. En el primer caso, la sociedad pública rehabilitará completamente un inmueble de su propiedad en el número 1 de La vida para la construcción de viviendas, así como otros edificios propiedad del Ayuntamiento. También habilitará como uso dotacional las plantas bajas del número 1 y otros edificios colindantes en la calle Magallón. A su vez, en la calle Chapinerías, derribará dos edificios que fueron declarados en ruina por el Ayuntamiento y Nasuvinsa gestionará la venta de las parcelas, cuyos recursos resultantes irán destinados a sufragar parcialmente la actuación en el Horno de Coscolín antes citada.

Otro de los compromisos recogidos expresamente en el Protocolo con el que Gobierno y Ayuntamiento vienen a desbloquear la regeneración urbanística de Tudela es la reactivación de las actuaciones en el barrio de Lourdes. Si durante 2011 ya se acometió la rehabilitación de 146 viviendas en este popular barrio, desde entonces no se había avanzado desde esta experiencia piloto.

El Gobierno y el Ayuntamiento, en colaboración con la propia participación e implicación vecinal, impulsarán ahora conjuntamente el proyecto Tudela Renove para extender a todo el barrio de Lourdes un ambicioso plan de rehabilitación energética y regeneración urbana, que incluye también un programa de intervención y atención social, con vocación de que pueda ser también replicable en otras zonas de la capital ribera.