El Ayuntamiento de Viladecans busca comunidades de vecinos que quieran rehabilitar sus inmuebles

0
310

Enmarcada dentro del proyecto Vilawatt, el Ayuntamiento de Viladecans abre una convocatoria de subvenciones para rehabilitar unos sesenta pisos y locales comerciales. Con una inversión de 1,4 millones de euros del total de 5,3 millones de los que dispone el proyecto, esta primera actuación del Vilawatt se centra en las viviendas antiguas de una de las zonas con más densidad de la ciudad. El Vilawatt está financiado en un 80% por la UE.

Así, desde el 15 de septiembre, las comunidades de vecinos que formen parte del área delimitada principalmente en los barrios de la Montserratina, la Unión y la Riera podrán inscribir su edificio a la convocatoria siempre y cuando cumplan los requisitos estipulados. Las condiciones para optar a la subvención son que los edificios cuenten con al menos catorce pisos y locales, que todos los propietarios quieran inscribirse de manera unánime y que todos los pisos estén habitados. Además, a nivel estructural, los edificios deben haber sido construidos entre 1956 y 1980, no haber renovado desde el 2010 más del 40% de las ventanas o superficies exteriores, contar con un 50% de superficie construida sobre rasante y tener más de un 20% de la cubierta plana.

La zona elegida -a caballo entre los barrios de la Montserratina, la Unión y la Riera- tiene una de las mayores densidades de la ciudad y numerosas viviendas construidas con licencia anterior al 1977, posee una población mayor de 50 años por encima de la media local y una renta familiar un 15% inferior. Se calcula que cada vivienda recibirá unos 20.000 euros entre zonas comunes y privadas para maximizar la eficiencia energética.

A cambio, el propietario se compromete a mantener la vivienda ocupada al menos cinco años, a ser socios de la compañía suministradora eléctrica que se creará y a tener contratada la energía diez años. Durante este tiempo también abonará unos 35 euros mensuales para compensar una pequeña parte de la inversión.

Entre las reformas posibles están los aislamientos de fachadas, medianeras y cubiertas, así como la mejora de estos aislamientos en puertas, ventanas y balconeras (persianas incluidas) o, si es necesario, su sustitución. También la instalación de protecciones solares, paneles fotovoltaicos, colectores térmicos o bombas de calor o la sustitución de sistemas de climatización (caldera, aire acondicionado, etc.) o fuentes de consumo (bombillas, etc.). En 2018 se analizarán las necesidades de cada edificio y las obras comenzarán en 2019.