CNI se posiciona sobre la nueva Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios

0
181

El pasado 17 de abril se aprobó en el pleno del Parlamento Europeo la revisión de la Directiva de Eficiencia Energética de los Edificios, que marcará un nuevo hito de cambios en nuestros edificios para seguir con el programa de reducción de emisiones de CO2 y de consumo energético y lograr un stock de viviendas altamente eficiente y descarbonizado para 2050. Una vez entre en vigor, habrá 20 meses para transponer la nueva Directiva, por tanto antes de junio de 2020, su contenido debería estar recogido ya en la legislación española, aunque es probable que esta fecha no se cumpla y la transposición se complete más tarde como ha ocurrido en nuestro país con las últimas Directivas.

CNI ha reunido a los miembros de su Comité Técnico para valorar esta nueva modificación de la Directiva en lo que afecta a los profesionales instaladores y ha elaborado sus conclusiones. Los profesionales instaladores lamentan que las inspecciones periódicas se vean claramente debilitadas a favor de la automatización de edificios al aumentar los umbrales de 12 a 70 Kw para realizar inspecciones obligatorias en sistemas de AA o combinados con ventilación. C N I no ve ninguna razón para sustituir las inspecciones periódicas por sistemas de automatización y control de edificios. “No debe existir una exclusividad mutua entre inspecciones periódicas y la presencia de sistemas de automatización y control de edificios. El asesoramiento personal del profesional instalador al realizar la inspección es muy importante para conseguir el máximo rendimiento de la instalación y un manejo adecuado” afirma Javier Cueto Presidente de C N I.

C N I considera que debían haberse mantenido los umbrales existentes tanto en edificios residenciales como no residenciales e insiste en que las inspecciones obligatorias son esenciales para garantizar el funcionamiento eficiente del sistema. “Estamos de acuerdo en que tales sistemas inciden en la frecuencia y el contenido de las inspecciones pero no las eliminan, además, estos sistemas son costosos y su instalación debe justificarse para no imponer cargas financieras desproporcionadas a los usuarios” concluye Andrés Salcedo, Vicepresidente de C N I.

Una medida positiva que introduce la nueva Directiva, es la obligación de que los edificios nuevos estén equipados con dispositivos autorreguladores para el control de temperatura donde sea técnica y económicamente viable. En el caso de edificios existentes, se les exigirá que se instalen cuando se reemplacen los generadores de calor, y sea viable. C N I considera muy importante que esta viabilidad quede claramente demostrada para evitar gastos inútiles y desproporcionados al ciudadano.

“Nuestro Comité Técnico trabajará en la elaboración de un informe técnico para el Ministerio explicando a fondo todos los aspectos a tener en cuenta a la hora de evaluar la viabilidad técnica y económica de la instalación de estos dispositivos autorreguladores”, asegura Javier Cueto, Presidente de C N I; “ya lo hemos hecho recientemente con el borrador de RD de contabilización de consumos que contiene una expresión similar y lo aportaremos nuestros conocimientos profesionales y experiencia cuando se transponga esta Directiva.

Finalmente el gasto recae en el usuario y hay que asegurar que será útil y beneficioso para él cumpliendo las expectativas de ahorro y eficiencia exigidas”, finaliza Javier Cueto.

En cuanto a la novedad de llevar a cabo un estudio de viabilidad para introducir inspecciones en sistemas de ventilación autónomos, C N I valora positivamente esta medida que apoyó activamente durante la tramitación de la Directiva. Hoy en día lo sistemas están cada vez más integrados por lo que las inspecciones no deben incluir sólo calefacción y refrigeración, sino también ventilación incluyendo igualmente el control de la calidad de aire interior.

“Es muy importante la vía que establece la Directiva de poder implementar alternativas a las inspecciones, como recomendaciones, cuando se demuestre que tienen el mismo efecto que las inspecciones”, afirma Andrés Salcedo, Vicepresidente de C N I ,“el instalador representa el último eslabón profesional en contacto directo con el usuario y es quien transmite directamente al mismo muchos consejos, recomendaciones o avisos que de otra manera no podría obtener, es imprescindible que la legislación mantenga este canal de comunicación” continúa Andrés.

Finalmente, C N I aboga por la coherencia necesaria con las inspecciones periódicas establecidas por el Reglamento 517/2014 de Gases Fluorados y evitar así una costosa acumulación de inspecciones para el usuario final.