Comienzan las obras de regeneración urbana de los barrios San Luis y San Francisco de Santander

    0
    62

    El Ayuntamiento de Santander invertirá 2,2 millones de euros en la regeneración urbana de los barrios de San Luis y San Francisco, en la ladera norte de General Dávila, a través de una serie de actuaciones que han comenzado a ejecutarse hoy para mejorar los espacios públicos, hacerlos más amables y accesibles, favorecer la seguridad de peatones y conductores, crear nuevas áreas para la convivencia y renovar las infraestructuras de servicios.

    La alcaldesa, Gema Igual, ha comprobado , acompañada por vecinos del barrio y por los concejales de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda, César Díaz, y de Barrios y Participación Ciudadana, Carmen Ruiz, el arranque de los trabajos, que estarán acabados en septiembre de 2019, tras 11 meses de obras.

    Igual ha destacado la relevancia de esta inversión por el gran número de calles y de ciudadanos a los que afecta y ha remarcado que es fruto de muchos meses de trabajo y de reuniones con los vecinos del entorno para exponerles y analizar con ellos este proyecto, en el que se han incluido diversos cambios que habían solicitado.

    Esta actuación plantea asfaltado de viales, pavimentación de aceras, creación de nuevas zonas verdes, mejoras en las redes de abastecimiento y saneamiento, e instalación de nuevo mobiliario urbano y arbolado, entre otras medidas, ha detallado la alcaldesa, quien ha hecho hincapié en que, con carácter general se han diseñado itinerarios peatonales accesibles, con el fin de hacer más fácil a los vecinos el tránsito por estos espacios.

    Igual ha indicado que supone dar continuidad a las inversiones que se están realizando en el entorno de la ladera Norte de General Dávila en el ámbito de la renovación urbana y mejora de la movilidad.

    Entre otras, se han llevado a cabo inversiones en el grupo Benidorm, la calle Universidad y el entorno del depósito del Avellano, y la Bajada de Polio, así como las escaleras y rampas mecánicas que conectan la Avenida de los Castros con General Dávila y el microespacio de Fernando de los Ríos y está en ejecución el proyecto de renovación integral en el barrio de Polio, con un presupuesto de 2,5 millones de euros.

    También está previsto llevar a cabo la iniciativa Domus Santander, cofinanciada por la UE y que supondrá una inversión de alrededor de 8 millones de euros en el desarrollo de toda la ladera norte de General Dávila.

    En total, la inversión reciente en la ladera norte de General Dávila es de alrededor de 3,5 millones de euros, a los que se suman otros 12,7 millones más entre el proyecto Domus y las regeneraciones urbanas de los barrios de Polio, San Luis y San Francisco.

    Mejora de la movilidad y de los espacios del barrio

    La renovación urbana en los barrios San Francisco y San Luis se plantea con la doble finalidad de mejora de movilidad rodada en el entorno inmediato de los dos barrios y mejora del espacio de proximidad, vinculado de un modo más directo a los vecinos que allí viven. Otro objetivo del proyecto ha sido el de dotar de la máxima calidad y funcionalidad al espacio disponible entre edificios.

    Para ello, se llevarán a cabo diversas acciones en cuanto al entramado viario, como la creación de una nueva rotonda en la Avenida de Los Castros en la intersección con la calle Miguel de Unamuno para suprimir los peligrosos giros a izquierda que existen en la actualidad.

    Además, se soluciona el fondo de saco que existe en el vial de servicio dándole salida a la Avenida de los Castros, justo antes de la glorieta en la Bajada de San Juan. Y al mismo tiempo, al poner un solo sentido de circulación, se transforma la franja de aparcamiento en cordón existente en el lado exterior a batería. Los accesos a este vial de servicio serán siempre desde el carril derecho para evitar maniobras inseguras.

    En el barrio San Francisco, se renovará la calle Madre Soledad en el tramo comprendido entre los Castros a General Dávila y se creará un carril central en General Dávila a la altura del barrio que permita colocar semáforos y regular los accesos al barrio desde esta vía, de manera que las incorporaciones a izquierda sean siempre semaforizadas.

    Estas líneas generales de actuación en la vialidad general se concretan en la renovación de pavimentos, infraestructuras de servicios, señalización vertical y horizontal, etc.

    El interior del barrio se renueva buscando un equilibrio entre la regularización y la optimización de los espacios destinados a estacionamiento y la creación de un entorno más amable y humanizado para el peatón.

    Así, se han definido anchuras de acera suficientemente amplias como para permitir un tránsito adecuado, carriles y aparcamientos de dimensión suficiente como para circular y maniobrar. Estos espacios se completan con zonas verdes y espacios estanciales más diáfanos, accesibles y dotados de mobiliario urbano renovado.