Como crecerá el mercado de los sensores inalámbricos para edificios terciarios

0
146

A medida que convergen las tecnologías operacionales y de información, la creación de soluciones inteligentes que proporcionan una visión práctica utilizando herramientas basadas en datos está ganando terreno en el mercado. Debido a que el edificio inteligente depende de la creación de un escenario  rico en datos, los sensores juegan un papel crucial para facilitar estas soluciones. Esto supone captura datos a través de sensores, comunicar e incluso analizar los datos operacionales y de energía. La información útil que resulta supondrá cambios fundamentales en las operaciones que conducen a mejoras de eficiencia energética con ahorros sustanciales.

Además de las tecnologías de detección, la conectividad inalámbrica ofrece una mayor flexibilidad para los sensores y amplifica los beneficios de las soluciones de edificios inteligentes. Las comunicaciones inalámbricas permiten una fácil conexión a las redes más grandes que pueden aumentar el número de dispositivos conectados. Estos dispositivos permiten un mayor control sobre los sistemas del edificio, evitando muchos de los desafíos que supone el cableado tradicional para soportar las comunicaciones y la energía. La infraestructura que recoge y transmite datos para ofrecer una visión práctica se conoce como la Internet de las Cosas (IoT). Los sensores inalámbricos pueden ayudar a proporcionar una visión holística e integral en las operaciones a través de sistemas dentro de esta infraestructura segura, escalable y abierta. De acuerdo con datos de la consultora estadounidense Navigant Research, se espera que la facturación de los sensores inalámbricos crezca de 188,2 millones de dólares en 2016 a 745,2 millones en 2025 –unos 652 millones de euros-, lo que supone que prácticamente se cuadriplicará.