EBC no está de acuerdo con el acuerdo del Parlamento EU sobre economía circular

0
398

El Pleno del Parlamento Europeo adoptó el pasado 14 de marzo los cuatro informes de la eurodiputada Simona Bonafé sobre la gestión de residuos, el denominado Paquete de Economía Circular. El informe ya está preparado para las negociaciones tripartitas entre la Comisión, el Consejo y el Parlamento Europeo.

La Confederación Europea de Constructores, EBC, que representa la voz de millones de pequeñas y medianas empresas constructoras de Europa, está decepcionada con el resultado de la votación en plenario. El sector de la construcción produce el 30% de los residuos de la UE, por lo que sus empresas están convencidas de la necesidad de contribuir a la creación de un nuevo modelo de economía circular. Sin embargo, esta transición, tal y como indica la patronal europea “tiene que ser factible si queremos que suceda de verdad y no sólo sobre el papel. La Unión Europea debe proporcionar a las pequeñas empresas los medios adecuados para lograr el éxito de este nuevo marco legislativo”.

Objetivos de construcción y demolición

La necesidad de objetivos adicionales sobre residuos de construcción y demolición para 2025 y 2030 establecidos por la propuesta de Directiva marco sobre residuos pondrá en peligro la competitividad de las PYMEs debido a la falta de medidas de acompañamiento y viabilidad.
La legislación debe dar tiempo a nuestros emprendedores para adaptarse y debe basarse en una evaluación clara y coherente de la situación actual. Las PYMEs también necesitan tener acceso a las mejores técnicas disponibles para hacer realidad la reutilización y el reciclaje de los residuos.

“Lamentamos igualmente la decisión de excluir nuestra propuesta de que las condiciones técnicas, económicas y medioambientales deben tenerse en cuenta para la promoción de sistemas de clasificación de residuos de construcción y demolición” indica EBC en un comunicado.

Plataformas temporales para residuos

EBC apoya una prohibición progresiva de los vertederos siempre y cuando las alternativas adecuadas sean accesibles y las empresas no estén obligadas a conducir demasiado lejos para acceder a ellas. “Por lo tanto, nos decepciona que el Parlamento no haya aceptado nuestra propuesta de garantizar previamente la creación de plataformas temporales y móviles para los residuos. Estas plataformas recogerían pequeñas cantidades de residuos de construcción y demolición en obras, que tienen muy poco espacio en el caso de los pequeños proyectos de renovación llevados a cabo por nuestras PYME. Las plataformas deben constituir una red homogénea, por lo que las empresas pueden acceder fácilmente a ellas.

Esto sería una herramienta eficaz para hacer mucho más fácil clasificar los residuos que terminarán en los sitios de reciclaje y recuperación”.