Edificio Ángel, un ejemplo para animar a la rehabilitación de viviendas en el barrio de Jesús en Zaragoza

0
161

El proyecto del “Edificio Angel” es una idea innovadora que consiste en utilizar la imagen de este edificio rehabilitado como impulso de una campaña de sensibilización y divulgación en todo el barrio, y ejemplo de unión y compromiso de una pequeña comunidad de vecinos (Comunidad de Propietarios San Lázaro 3), que ha mejorado su calidad de vida, y que está dispuesta a ayudar a los demás compartiendo su experiencia y los logros obtenidos.

El edificio rehabilitado se encuentra en la calle San Lázaro, 3, y fue construido en 1969, utilizando para su construcción materiales sencillos y sin aislamiento en fachadas o tejados, que con el paso del tiempo han provocando humedades y grietas, goteras e infiltraciones por lo que los hogares son poco confortables, tanto en el invierno como en el verano.

Tampoco disponía de ascensor, a pesar de tener cinco alturas, escaleras de gran pendiente, y ser la mayoría de sus vecinos personas mayores que no disponen de medios económico.

El caso de este edificio es aplicable a la mayoría de los inmuebles ubicados en el tradicional Barrio Jesús que han sufrido una progresiva degradación, muy difícil de erradicar ante la falta de consenso por parte de los propios vecinos en acometer las obras de rehabilitación y, también, por desconocimiento de las leyes que regulan este tipo de actuaciones, así como de las posibles subvenciones o facilidades de financiación por parte de las administraciones públicas.
Una historia con protagonista: el ímpetu de Ángel

Es Ángel Fajó Barrio, vecino y propietario de un piso, al que sus vecinos convierten en presidente permanente de la comunidad ganándose el respecto y la confianza de todos, sin corresponderle hacerlo y sin recibir ninguna gratificación económica por ello.

Ángel es consciente del grave problema de la accesibilidad y de la constante degradación del edificio si no se acometen las importantes y costosas obras de rehabilitación, comenzando por la instalación del ascensor.

No fue una tarea fácil convencer a los vecinos que no tenían ninguna experiencia en desarrollar una obra de esta envergadura con un coste importante. Sin embargo, se consiguió una importante ayuda y las obras comenzaron. Lamentablemente, en el transcurso de las mismas, Ángel fallecería por una grave enfermedad por lo que nunca vio funcionar el ascensor. Por ello sus vecinos recordarán el legado de Ángel Fajó, colocando en el exterior del edificio una placa “Ejemplo de rehabilitación del ‘Edificio Ángel’ en el Barrio Jesús”.

El 26 de octubre de 2015 se entregó la obra y los vecinos pudieron utilizar el ascensor. Todos quedaron alegremente sorprendidos del cambio que supuso en sus vidas el disponer de un ascensor por lo que comprendieron que todo el arduo proceso había merecido la pena e, incluso, el mantenimiento de la instalación no supuso aumentar el recibo de la comunidad ya que, gracias a las ayudas públicas, se apostó por instalar un ascensor eléctrico de última generación con un consumo eficiente que ha permitido ajustar la factura eléctrica. Por eso, cuando les ingresaron la ayuda económica solicitada, todos los vecinos acordaron por mayoría destinar el dinero a posibles mejoras en el edificio como rehabilitar fachadas y el tejado.

En la actualidad, ya han dado el siguiente paso, y una vez que han acudido a las distintas convocatorias en materia de ayudas para la rehabilitación de edificios que suponen una mejora en la eficiencia energética, pronto comenzaran con su rehabilitación.

La experiencia ha enseñado que las ayudas económicas de las instituciones son fundamentales, pero de nada sirven si antes no se facilita información básica a los presidentes o vecinos con inquietudes en impulsar este tipo de obras tan complejas dándoles consejos y orientaciones.