El edificio de energía casi nula español más alto se hace con el Premio internacional Passivehouse

0
284

El estudio navarro Varquitectos ha proyectado y dirigido las obras del edificio residencial Passivhaus más alto del mundo. Se trata de la primera de las dos Torres de Bolueta, un edificio de 28 plantas situado en Bilbao que alberga 171 viviendas de protección oficial, y que se ha certificado según el estándar Passivhaus, el más exigente del mercado en cuanto a eficiencia energética.

La torre mide 88 metros. Hasta ahora el edificio más alto del mundo de estas características era una residencia de estudiantes en Nueva York, Cornell Residential, con 26 plantas y 82 metros, ha explicado en una nota el Colegio Oficial de Arquitectos Vasco-Navarro (COAVNA). Hace unos días, los arquitectos pamploneses German Velázquez y Sara Velázquez, socios de Varquitectos, recibieron en Munich el galardón de manos de Wolfang Fëist, director del instituto alemán Passivhaus, durante el acto de clausura de la conferencia internacional Passiv haus, que contó con más de un millar de asistentes.

El estudio VArquitectos lo forman German Velázquez Arteaga, Sara Velázquez Arizmendi, German Velázquez Arizmendi y Silvia Mingarro Cuartero. La segunda torre de Bolueta está en fase de construcción, con 21 plantas y 190 viviendas. Las dos torres se encuentran en el barrio del mismo nombre, al sur de Bilbao, ocupando la parcela RE1A1 y REA2del Plan Especial de Reforma Interior (PERI) de Bolueta.

Su construcción corresponde a la empresa vasca Sukia y la promoción a VISESA, sociedad pública de Vivienda del Gobierno Vasco. El estudio Varquitectos, especializado en este tipo de edificios, también ha sido autor del primer edificio residencial colectivo Passivhaus o primer bloque de viviendas de consumo energético casi nulo levantado en España, que se encuentra en Pamplona. Se trata del edificio Thermos, en el barrio pamplonés del Soto de Lezkairu, que alberga 29 viviendas en 6 alturas más ático, y que fue certificado como tal en julio de 2017.

Las nuevas viviendas de Bolueta que ahorran más de un 75% de calefacción respecto a una convencional, “van incluso por delante de la futura normativa sobre edificios de consumo casi nulo, que entrará en vigor en 2019″. En palabras de Sara Velázquez, “el camino de la sostenibilidad no tiene vuelta atrás. Cada proyecto es un nuevo reto, en el que intentamos hacer un edificio más eficiente y sostenible que los anteriores. Así hasta que lleguemos al edificio para nosotros perfecto, aquel que sea autosuficiente, que no genere residuos y que no le quite a la naturaleza nada que no le pueda devolver”.

Los edificios con certificado Passivhaus requieren que su demanda de calefacción sea inferior a 15kWh/m2 año, y que su carga de calefacción sea de 10 Watios por metro cuadrado. Es decir, que para una vivienda de 75 metros cuadrados bastaría con una carga de calefacción de 750 watios, o dicho de otro modo, que para calentar dos viviendas bastaría con utilizar un secador de pelo. En el Certificado de Eficiencia Energética, el consumo de energía viene expresado en kWh/m2 año (kilo watios hora metro cuadrado útil año) para saber cuánto gastamos en calefacción, en agua caliente y en refrigerar nuestra vivienda.