Ejemplo de sostenibilidad en la Almazara de Canjáyar

0
272

La Almazara de Canjáyar ha concretado su política de responsabilidad social y ambiental con una serie de inversiones destinadas a alcanzar el máximo nivel de eficiencia energética y sostenibilidad ambiental, una apuesta que le ha valido el galardón Andalucía Excelente en la categoría de sostenibilidad y responsabilidad social corporativa.

La empresa ha adoptado un concepto innovador que reúne en un mismo sistema la eficiencia energética, el autoconsumo a base de fuentes renovables y la sostenibilidad ambiental por su contribución a la reducción del gasto energético y las emisiones, “un proyecto que amplía las soluciones de autoconsumo y eficiencia energética en la empresa almeriense Olivarera La Santa Cruz, convertida gracias a estas inversiones en un ejemplo para el sector olivarero”, según han explicado los responsables de la almazara.

Los sistemas

Para alcanzar ese grado de eficiencia se han colocado en las instalaciones de la empresa puntos de recarga y se ha instalado un controlador dinámico de potencia que optimizar y regula los consumos de energía para utilizarla donde es necesaria y evitar sobregasto.

La base del sistema es la producción de electricidad para el consumo propio utilizando la energía solar fotovoltaica. El sistema es aislado, es decir que permite la producción de electricidad para consumirla de forma instantánea o almacenarla en baterías para su posterior uso, sin sobreproducción que haya que evacuar a la red eléctrica.

“Nuestra empresa disfruta ya, y durante muchos años, de producir energía gratuita, limpia, inagotable y respetuosa con el medio ambiente”; y ello gracias al concepto Sun Tower, para la utilización de placas solares in situ.

Los responsables de la Almazara de Canjáyar explican que la adopción de energía solar “puede tener un fuerte impacto positivo sobre el medio ambiente y anima a los ciudadanos a preguntarse qué tan grande es ese impacto y si es posible que la actitud de personas y empresas puedan incorporarse a esta forma de producir y consumir.

“La respuesta es un rotundo ‘si’, y ese impacto se multiplica cuando una empresa de fabricación lo hace, como es el caso de La Almazara de Canjáyar”. Como ejemplo los 400 kilos de CO2 diarios de ahorro de emisiones, que contribuye a evitar efectos como el deshielo de los polos o los glaciares o a mejorar la estabilidad del planeta.