El consumo de energías renovables lleva tres años seguidos retrocediendo

0
61

El Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España, presentado por APPA Renovables, ha alcanzado su décima edición. En 2017, el sector contribuyó con 9.304 millones de euros al PIB nacional, aportando 1.089 millones en fiscalidad neta y estableciendo un nuevo récord de exportaciones (4.564 millones) que estableció una balanza comercial del sector renovable de +3.117 millones de euros. Los ahorros producidos en el mercado eléctrico (2.584 millones) fueron anormalmente bajos por el comportamiento del mercado e inferiores a la retribución regulada percibida (5.674 millones). El sector generó 78.667 puestos de trabajo y produjo ahorros en importaciones energéticas de 6.951 millones de euros.

Más de 160 profesionales del sector energético han asistido a la presentación del Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España que ha alcanzado su décima edición. El estudio, realizado por la Asociación de Empresas de Energías Renovables (APPA Renovables) ha sido presentado por el presidente de la Asociación, José Miguel Villarig, y el director general, José María González Moya, que estuvieron acompañados en el evento por Arcadio Gutiérrez, director general del Club Español de la Energía, en cuya sede se ha realizado la presentación.

El objetivo del Estudio Macro, como coloquialmente se conoce al Estudio en el sector renovable, trata de analizar los distintos costes y beneficios que las renovables aportan a la economía española en un momento en el que la Transición Energética está perfilándose a nivel nacional y europeo.

Crecimiento del PIB y el empleo por las subastas

Durante 2017, el sector renovable supuso el 0,80% de la economía nacional, aportando 9.304 millones al PIB. El crecimiento del sector fue del 8,7% y se vio acompañado con un incremento de 4.101 empleos lo que sitúa al sector en los 78.667 puestos de trabajo. Este incremento en PIB y empleo se explica, fundamentalmente, por la reactivación del sector que produjeron las subastas de 2016 y 2017.

La recuperación detectada en el sector no se debe a la generación energética, dado que la potencia instalada se mantuvo básicamente estancada y la energía vendida disminuyó respecto al ejercicio anterior. Las subastas y la competitividad alcanzada por algunas tecnologías de generación eléctrica son los verdaderos motivos de los números positivos del sector.

Mayor dependencia energética

La baja producción hidráulica, consecuencia de la sequía que España sufrió en 2017, lastró con fuerza la generación eléctrica renovable, que disminuyó un 16,4%. Al no haberse incorporado apenas nueva potencia renovable que pudiera sustituir esta disminución, el porcentaje de renovables sobre energía final bruta descendió hasta el 16,7%, lo que nos aleja de los objetivos del 20% para 2020.

Toda la caída de la generación hidráulica, y el incremento de consumo energético de 2017, fue cubierto con generación fósil. El incremento de todos los tipos de importaciones fósiles llevó a la dependencia energética al 76,1%, según los cálculos de APPA Renovables. Un hecho que no solo nos aleja de los objetivos de energías renovables sino que mantiene a la economía española en una posición de debilidad ante variaciones del precio del petróleo.