El impacto de la derogación del “impuesto al sol” se cifra en unos 450 millones en tres años

0
46

Desde la Asociación Valenciana de Empresas de la Energía (AVAESEN) se ha recibido con optimismo el Real Decreto aprobado el viernes que elimina el conocido como “impuesto al sol”, ya que permitirá una expansión del sector de las renovables, que beneficiará al consumidor, a la sociedad, y también a las empresas y a la economía de la Comunitat Valenciana.

El impacto de las modificaciones previstas por este Real Decreto podría suponer un impacto económico de 450 millones de euros en la Comunitat Valenciana hasta 2020, según las estimaciones de AVAESEN, en cuanto a inversión en nuevas instalaciones y generación de empleo.

Desde AVAESEN, su presidente, Marcos J. Lacruz, ha asegurado que es el fruto “de tres años de trabajo, junto a otras asociaciones de ámbito nacional con las creamos la Alianza por el Autoconsumo, trabajando con los distintos grupos del Congreso de los Diputados, y ahora, con este Real Decreto, se abren unas posibilidades para las sociedad y para las empresas de enorme calado”. AVAESEN ha liderado en la Comunitat Valenciana las reivindicaciones, con grupos de trabajo con empresas, reuniones en Madrid con grupos parlamentarios y propuestas técnicas y legislativas para que llegar a este punto fuera posible.

Este Real Decreto no sólo elimina el conocido como “impuesto al sol”, sino que también establece una serie de mejoras para simplifica los trámites, tanto técnica como administrativamente, para que cualquier particular, comunidad o empresa pueda colocar su propia instalación de autoconsumo de energía

“Este cambio normativo debe permitir que las instalaciones de autoconsumo sean más rápidas en su ejecución, más baratas en costes y más eficientes”, ha asegurado el presidente de AVAESEN.

Además, se regula el autoconsumo compartido, de forma que no solo una comunidad de vecinos puede colocar su instalación de autoconsumo, también los colindantes en una instalación podrán consumir esa energía, cosa que la anterior legislación prohibía.

También se contempla que la energía vertida a la red suponga una contraprestación económica para el titular de la planta.

El Real Decreto no sólo regula el autoconsumo, también prevé los casos de pobreza energética, protegiendo al consumidor más vulnerable, y también regula el acceso a la red de las instalaciones de renovables. “Son aspectos que desde AVAESEN también veníamos reclamando, unir protección al consumidor, quitar las trabas al autoconsumo, y facilidad de penetración de las renovables, tres aspectos que forman parte de nuestra visión de la energía en la sociedad”, como ha asegurado Marcos J. Lacruz.