El Pasaporte Energético

0
973
pasaporte-energetico

El pasado mes de octubre se presentó en la sede de IDAE en Madrid, en el marco de una jornada y un encuentro con medios de comunicación, el Informe “El Reto de la Rehabilitación: El Pasaporte Energético y otras propuestas para dinamizar el sector”, una medida para lograr los objetivos de rehabilitación en España.

Impulsado por la Fundación La Casa que Ahorra, y con la colaboración de Garrigues y G-advisory, a partir de estudios ya presentados durante los últimos años, dicho informe “se puede convertir en una oportunidad para este sector”.

Presentacion-PasaporteLa presentación, que corrió a cargo de los responsables de la Fundación La Casa que Ahorra, Pedro Luis Fernández Cano, presidente y Albert Grau, gerente, y de los socios de Garrigues y G-advisory, Antonio Baena, David Sanz y Daniel Valldosera, contó también con el apoyo del Director General de Arquitectura, Vivienda y Suelo del Ministerio de Fomento, Francisco Javier Martín Ramiro, y del director general del IDAE, Joan Herrera, que no quisieron perderse el encuentro y que en sus intervenciones se mostraron muy a favor de la iniciativa puesta en marcha con la Fundación, “a falta del ajuste final que pueda llegar del consenso sectorial”.

Propuesta para que se desarrolle la rehabilitación edificatoria

Albert Grau, Gerente de la Fundación La Casa que Ahorra, indicó que la idea es solventar un problema dado que el ritmo de rehabilitación edificatoria en nuestro país no es suficiente y se hace con poca profundidad y criterio. Además la visión de Europa es que los edificios han de ser de energía casi nula, EECN y además, existen condicionantes como el Acuerdo de París.

Presentacion_Pasaporte_2Desde FLCQA, indicó Grau, se aporta esta propuesta sobre cómo se puede solventar el problema; “si los edificios contaminan…que sea el sector el que lo resuelva. Se tenía que llegar a 350.000 edificios rehabilitados al año pero se están haciendo mal las cosas. Debemos utilizar mejor las ciudades; rehabilitar ya no es una opción sino una obligación; hay que reducir la demanda lo que conlleva salud y confort. Una rehabilitación energética conlleva condiciones adecuadas, por lo que se plantea una medida, acompañada de otras, lo que supondría pasar a 100.000 rehabilitaciones al año, lo que tiene impactos, aportando casos, un diagnóstico, con una relación coste-eficiencia

“El Pasaporte debe ser una medida de impulso real. No es una propuesta para implementar ya; da opciones, conclusiones, perspectivas como una forma de iniciar un diálogo. Se precisa un consenso, voluntad política. Debe generarse unión, para pulirlo”, prosiguió el gerente de la FLCQA, quien además indico que ya se ha presentado a los Ministerios de Fomento y Transición Ecológica (IDAE). “Ahora estamos viéndolo; también Hacienda ha de tener su rol”, señaló.

El Pasaporte Energético no es un concepto cerrado, y se puede adaptar a la necesidad y a la profundidad y amplitud de la actuación. Según Grau, “es una apuesta inteligente y sostenible por el confort y la calidad de vida, que mediante fases definidas promueve y fomenta la Rehabilitación Energética Integral, para reducir la demanda de energía de los edificios, incluyendo también los equipos de producción y el uso de energías limpias, y tiene la ventaja de ofrecer un diagnóstico real para identificar necesidades y soluciones técnicas disponibles”. Además, implica un compromiso entre la Administración Pública y el propietario en una necesidad común y con una “clara hoja de ruta”. Al final, y por simplificar, se trata de “un programa que tiene como objetivo la financiación de las actuaciones a llevar a cabo en edificios residenciales por fases y durante un plazo mínimo de cuatro años, para hacerlo accesible al propietario.

“En este estudio no se meten las hospitalizaciones, los efectos directos en la salud, pero se deberían tener en cuenta. Debe servir de inicio para actuar dado que la ciudadanía debe exigir una mayor calidad en edificación”, indicó. Para ello se requieren Equipos pluridisciplinares, equipos amplios. Moderar el lenguaje y para ello queremos sentarnos con todos y ver cómo se conforma. Es algo abierto., por eso vamos a seguir hablando con los ayuntamientos. En definitiva este pasaporte es como un viaje que se emprende; las cifras funcionan” explicó Grau.

Contenidos del estudio: el efecto Pasaporte, y medidas Administrativas y Fiscales adicionales

presentac-pasaporte4Antonio Baena, Socio Director de G-advisory (Grupo Garrigues), indicó que se les pidió un estudio con propuestas administrativas y fiscales para incentivar la rehabilitación, estimando / cuantificando las medidas a tomar.

Las propuestas con impactos para poder ser tomadas por los responsables privados y públicos. En ese sentido, lo primero fue ver qué se estaba haciendo fuera (Green Deal, Finlandia,…) y analizaron estudios.

“Estamos lejos de lo deseable y por eso se hicieron propuestas a  implantarse y estimar los impactos particulares y generales. Otra gran herramienta es cómo llevar a cabo estas medidas. Qué medidas aplicar o implementar, como  el cambio normativo”, indicó Baena.

Además se mide el impacto para el ciudadano, el beneficio, el resultado neto. Hay una medida estrella: el Pasaporte (actuar, con inversiones a largo plazo y actuaciones diferidas en el tiempo. Aquí se hacen propuestas sobre cómo mejor aplicar ayudas para que se vayan dando en un  80% al final de cada hito; así se periodifican las ayudas, coordinándose con el Plan de Vivienda.

También se aporta un “acuerdo verde”, una hipoteca verde (apoyada por el ICO) acompañada de Medidas fiscales para incentivos a la inversión (locales : ICIO, IBI; autonómicos: ITP y AJD).

Los responsables de Garrigues y G-advisory, Antonio Baena, David Sanz y Daniel Valldosera fueron los encargados de explicar que según sus estimaciones, “el simple hecho de la implementación de la medida del Pasaporte Energético, incrementaría en unos 100.000€ lo que se podría denominar como “business as usual”, y este salto cuantitativo nos llevaría a una economía inducida que podría aportar el resto de rehabilitaciones para llegar a esa cifra esperada de las 350.000 viviendas/año.

También detallaron a los asistentes las medidas administrativas y fiscales complementarias que recoge el Informe y que “suponen un impulso adicional, especialmente en el aspecto micro y macroeconómico y que justifica plenamente la adopción de ellas por las llamativas cifras resultantes”.

“Al final se cuantifica todo, el resultado  del balance neto y se incrementa el valor. Además se cuantifica todo a nivel macroeconómico: el balance final es positivo; la rehabilitación en estos términos dinamizaría la economía (tendría un resultado neto positivo: han calculado que si se apostase por una rehabilitación de 350.000 viviendas anuales, el incremento neto sería de 6.000 millones euros, creación de empleo, etc.

cifras-impacto-pasaporteLas medidas propuestas producirán un aumento en la actividad del sector hasta 2030  con algunas cifras significativas:

  • Contribuirá al PIB en más de 6.000 M. euros
  • Incremento anual de empleo en 2030 de 140.000 empleos
  • Reducción de un 16% en las emisiones, respecto a 2017 (equivalente al 36% respecto a 2005)
  • Impacto anual neto de 900 M euros al año, en 2030
  • Ahorros en la compra de emisiones por valor de 300M€/año, cifra muy conservadora y que en el entorno actual de precios en este mercado, se podría hasta cuadriplicar.

“Al final se cuantifica todo, el resultado  del balance neto y se incrementa el valor. Además se cuantifica todo a nivel macroeconómico: el balance final es positivo; la rehabilitación en estos términos dinamizaría la economía (tendría un resultado neto positivo).

“La eficiencia energética tiene sentido porque contribuye a reducir los objetivos de reducción de emisiones, mejorar el confort y la economía. Acaba ahorrando dinero”, finalizó Baena.

La experiencia europea

Adrian M. Joyce, Secretario General de EuroACE y Director de Campaña “Renovate Europe” indicó que es necesario que España cuente con herramientas políticas basadas en el contexto nacional, “teniendo en cuenta qué se está haciendo en otros países y que, además, funciona”. Añadió que tal y como recoge el Pasaporte hay que combinar incentivos y cambios legales y tener en cuenta un aspecto muy importante “el efecto que esto produciría en las personas, en su calidad de vida”. “ España es parte de la EU, y en Europa todos han acordado antes que se convierta en ley para ser ambiciosos en el sector de la edificación y conseguir los objetivos de clima y energía. España debe ser ambiciosa; cuando empezamos necesitábamos herramientas, políticas”, indicó.

Presentacion_Pasaporte_1“En otros países hay pasaportes, documentos, diseñados con los propietarios y este es un documento para ser ambiciosos en la rehabilitación. Es difícil saber si se debe exigir por Ley o voluntariamente. Bélgica ha aplicado incentivos, Francia un sistema mixto y Alemania uno obligatorio.

¿Qué funcionaría bien en España? La propuesta más adecuada sería una mezcla; viendo el impacto. El 90% de nuestro tiempo estamos en los edificios, y la medidas afectan a nuestra salud. La mayoría  de edificios son de más de hace 40 años; tenemos una oportunidad de oro y hay que aprovechar las ambiciones colectivas y reducir la demanda energética de los edificios y a la vez que sean entornos más saludables. Como europeo, las personas, deben tener esta perspectiva EU como buena”, indicó Joyce.

Francia ya empezó en 2012 con una iniciativa privada, fruto del debate con expertos en la que pensar en el largo plazo era la clave, motivando al propietario. Los propietarios necesitan un asesoramiento independiente (técnico y financiero). Así salieron 33 paquetes de medidas, cada una con un precio, que se explican para ser seleccionadas; el experto debe conocer las opciones.

Tras el paquete privado, una región asumió la propuesta y la ha implementado; ahora es el gobierno el que la está aplicando en otras zonas.