EspaiZero como ejemplo de que es posible lograr un edificio energéticamente autosuficiente

0
49

El proyecto EspaiZero de Watita nació de la voluntad de crear una sede energéticamente autosuficiente, lo que le ha servido para contar con una mención honorífica de la Generalitat de Cataluña en eficiencia energética. Pretende demostrar que con la aplicación de una relación de medidas de ahorro energético, fuentes renovables eficientes y un sistema de automatización que lo gestione correctamente se puede conseguir un consumo energético de balance energético cero.

El edificio se eligió teniendo en cuenta los parámetros de orientación y la posibilidad de implantación de métodos pasivos y activos de mejora de la eficiencia energética. En el proyecto de remodelación se tuvo cuidado en aprovechar todas las características de su entorno y construcción para obtener una sede que consumiese un mínima energía posible. La integración con el entorno y el aprovechamiento de este es clave para conseguirlo.

Se ha tenido mucho cuidado en dotarlo de todos los sistemas conocidos aplicables y algunos de experimentales para la mejora de la eficiencia energética. Estos sistemas permiten reducir considerablemente la demanda energética de EspaiZero allanando el camino hacia la autosuficiencia. Reducir el consumo es clave para poder abordar la autogeneración, ya que los recursos para generar energía de los que disponíamos eran limitados.

A parte de la nueva sede, EspaiZero, tiene que ser un laboratorio donde poder experimentar, obtener datos y reafirmar o descartar tesis o ideas. Poder utilizar los sistemas de eficiencia energética de los que dispone, de manera conjunta o por separado dará la oportunidad de obtener respuestas reales y poder decidir cuáles son los más idóneos para cada edificio o vivienda. Para apoyar estos procesos de experimentación, se han colocados multitud de sensores con el fin de obtener datos precisos a tiempo real. Este apartado es muy importante ya que de él dependen los resultados y existo de los experimentos.

Desde el primer momento se consideró que la geotermia era la mejor opción para la producción de energía térmica. Es renovable, es eficiente y sirve tanto para calentar como para refrigerar. En la elección del edificio se tuvo en consideración que existiera algún espacio para poder llevar a cabo las perforaciones. Aunque la ejecución de las perforaciones fue un reto, por el sitio donde se practicaron, por el subsuelo existente y por la profundidad donde se quería llegar, el resultado ha sido muy satisfactorio. La bomba geotérmica dispone de un gran intercambiador, debido al sobredimensionamiento y a la gran cantidad de agua que se ha encontrado, que hace que tenga un rendimiento óptimo.

Para la generación de energía eléctrica se ha instalado un sistema solar fotovoltaico dimensionado para que EspaiZero sea autónomo la mayor parte del año. La energía eléctrica producida se consume al momento de ser producida y se almacena el sobrante en baterías para que se pueda utilizar cuando haga falta. Durante la noche y días nublados las baterías abastecen EspaiZero de energía eléctrica. Si se diese el caso que no hubiese producción solar, las baterías dan una autonomía de un día a EspaiZero a funcionamiento normal.

A parte de la acumulación de energía eléctrica EspaiZero dispone de un sistema de almacenamiento de energía térmica, en las llamadas pilas de agua, que hace que se pueda producir energía térmica cuando sea gratuito o más económico y consumirla cuando sea necesario.

Todos los sistemas implementados son la base para la autosuficiencia, pero hace falta que trabajen de forma conjunta y coordinada para alcanzar este objetivo. Sin una buena coordinación, nuestro objetivo no sería posible. El sistema de automatización de EspaiZero, se encarga de este control, continuamente adquiere datos y determina que sistemas tienen que actuar y como, determina si hace falta cargar las pilas de agua, como hace falta descargarlas, relaciona el uso de la energía térmica subministrado agua a la temperatura justa al suelo radiante o techo refrigerante, regula la iluminación interior según la luz exterior, activa el sistema de pozo canadiense y chimenea solar, etc. Es el cerebro que hace que todos los sistemas trabajen en equipo de forma ordenada.

EspaiZero, pretende que sea un laboratorio vivo y en constante evolución que nos ayude a mejorar en este campo. La empresa cree que será una herramienta importante para preparar el futuro próximo, en que todos los nuevos edificios tendrán que tener un consumo casi nulo, ya sea por conciencia, por coste de la energía o por normativa. Según la directiva Europea 2010/31, a partir del 31 diciembre de 2020 todos los edificios de nueva construcción tendrán que tener un consumo casi nulo y los públicos tendrá lo tendrán que cumplir 2 años antes.