España es de los países más caros en energía de la EU

0
143
eurostat-energy-2015---Mejo

Según Eurostat y en la segunda mitad de 2015, España es el tercer país de la Unión Europea (UE) con el precio de gas doméstico más caro, con 9,3 euros por 100 kilovatios por hora en el mismo periodo, sólo por detrás de Suecia (11,7 euros) y Portugal (9,8 euros). En lo que a electricidad se refiere, fue el quinto país con el precio de la electricidad doméstica más cara, con 23,7 euros por cada 100 kilovatios por hora.

Evolución de los precios de la electricidad y el gas

En España el precio del gas cayó un 2,9% en la segunda mitad de 2015 frente al mismo periodo de 2014. En este caso, la media del precio del gas en la Unión Europea (UE) fue de 7,1 euros por cada 100 kilovatios por hora y de 7,6 euros en la eurozona. Los precios retrocedieron de media un 1,7% en la UE y un 3,4% en la eurozona.

Por su parte, el precio de la electricidad doméstica en España aumentó un 0,1% en la segunda mitad del pasado año en comparación con el mismo periodo de 2014. En la UE aumentó de media un 2,4% y en la unión monetaria un 1,3% en el periodo de comparación.

Comparación con otros países

En electricidad, España es superada por Dinamarca (30,4 euros), Alemania (29,5 euros), Irlanda (24,5 euros) e Italia (24,3 euros). La media europea de los precios de electricidad doméstica se situó en la segunda mitad de 2015 en 21,1 euros por cada 100 kilovatios por hora y en la eurozona, en 22,1 euros.

Los precios de la electricidad, en la UE, han aumentado desde 2008 en un 14%, según Eurostat. Entre los Estados miembros, los precios variaron desde los 9 euros por cada 100 kilovatios por hora en Bulgaria hasta más de 30 euros en Dinamarca. En lo que respecta al gas, los precios se han incrementado desde 2008 de media un 35% en la UE.

Si se miden los precios en relación con el estándar de poder adquisitivo (PPS) de los países, se puede observar que, con respecto al coste de otros bienes y servicios, los precios de electricidad doméstica más bajos se dieron en Finlandia (12,3 PPS por cada 100 kilovatios por hora), Suecia (14,6%) y Luxemburgo (14,7%).

En el otro lado de la balanza se situaron Portugal (29,3%), Alemania (28, %) y España y Rumanía (26,5%, ambos). Los impuestos y gravámenes representaron de media el 33% de los precios de la electricidad en la UE en la segunda mitad de 2015 y el 23 % de los del gas.

En lo que respecta a la electricidad, la proporción de impuestos y gravámenes asociados variaron significativamente entre los Estados miembros, desde el 69% en Dinamarca, el 52% en Alemania y el 50% en Portugal al 5% en Malta y el Reino Unido.