España no cumplirá con los requisitos del Acuerdo de París

0
66
off-target

Una cosa es la voluntad y otra cosa son los hechos. Los países europeos pretenden liderar la lucha mundial contra el cambio climático, pero sus acciones son insuficientes. Esto es lo que se desprende del último informe elaborado por Climate Action Network (CAN) Europe, la coalición europea más grande (más de 150 organizaciones de 35 países europeos) dedicada a temas de clima y energía.

Según elinforme, “Off Target: Ranking of EU countries’ ambition and progress in fighting climate change”, la mayoría de los países europeos no tienen posibilidades de alcanzar los objetivos firmados en el Acuerdo de París porque están muy atrasados en poner en marcha medidas que sirvan para la reducción de las emisiones de carbono al nivel necesario. Solo unos pocos abogan por objetivos y políticas ambiciosas sobre el clima y la energía.

Para elaborar esta clasificación, la plataforma evalúa tanto las medidas que están incorporando los Estados miembros para ajustarse a los acuerdos climáticos como qué progresos están logrando en la reducción de las emisiones de carbono, promoviendo la energía renovable y la eficiencia energética en el hogar.

La clasificación llega en un momento decisivo, ya que paralelamente a la adopción de la legislación energética de 2030, la UE también debe comenzar a prepararse para la próxima Cumbre Climática, la COP24, en Polonia, que es cuando se espera que los países se comprometan a presentar objetivos climáticos 2030 más ambiciosos que los de 2020.

Ranking de países por acciones

El informe demuestra que en ningún país de la UE se está haciendo lo suficiente. Por esta razón, Can Europe ha dejado la posición más alta del ranking, la del 100%, vacía.

Los cinco países de la UE ganadores, es decir con la puntuación más alta, son Suecia (el 77% de los puntos), Portugal (66%), Francia (65%), Holanda (58%) y Luxemburgo (56%), gracias a que tienen objetivos climáticos más ambiciosos del nivel medio de la Unión Europea. Al mismo tiempo, está claro que todavía tienen que hacer mucho más para reducir las emisiones y promover las energías renovables y la eficiencia energética en el hogar.

Aparte de este grupo, la gran mayoría de los Estados miembros obtienen menos de la mitad de los puntos posibles, lo que demuestra que no avanzan lo suficientemente rápido hacia los objetivos del Acuerdo de París. Dentro de estos malos, y a poco de conseguir entrar en el Olimpo de Los Buenos, está Dinamarca (el 49% de los puntos), le sigue Alemania (45%), Reino Unido (37%) y Bélgica (35%). Se les ha penalizado por no estar a la vanguardia en la lucha contra el cambio climático y por tener unos objetivos bastantes bajos a pesar de su relativa riqueza.

En el nivel más bajo o en los últimos puestos del anterior, se encuentran muchos países de Europa del Este, como República Checa (33%), Rumania (33%), Hungría (32%), Bulgaria (26%), Estonia (24%) y Polonia (16%), que tienen el rango más bajo debido a su fuerte oposición a tomar medidas climática a nivel nacional y en la UE, pero también Irlanda (21%), que junto a Polonia son los farolillos rojos de esta clasificación.

Para Can Europe, estos países deberían impulsar medidas climáticas más ambiciosas debido a los numerosos beneficios colaterales de acelerar la transición.

El caso de España

Nuestro país comparte posición con Bélgica, situándose en la decimosexta posición al no haber conseguido más que un 35% de los puntos, pero el informe, que explica cómo 15 de los países europeos han llegado a su nivel de puntuación, no ofrece más información sobre España.

Can Europe explicaba que lamentaba “no tener una descripción más detallada para España”, pero que debido “a las limitaciones de tiempo, solo podíamos cubrir 15 países, y España no estaba en la lista”. Sin embargo, sorprendentemente han dicho que como “la clasificación se aplica a lo que los gobiernos de los Estados miembros han estado haciendo hasta finales de mayo de 2018, no hemos podido tener en cuenta los cambios recientes en los gobiernos de Italia, España y Eslovenia”.

Por tanto, para ellos y “sobre la base de los primeros indicios de las posiciones del nuevo gobierno español en particular”, Can Europe augura “una revisión de la clasificación que muy probablemente llevará a España a subir un número considerable de posiciones, es por eso que esperamos que la baja posición de España en nuestro ránking pronto quede obsoleta“.

Cinco han sido los indicadores que han utilizado para medir, puntuar y comparar los 28 países miembros:

  • Indicadores climáticos y energéticos: las emisiones per cápita de gases de efecto invernadero o la proporción de energía renovable.
  • Estar en camino de alcanzar los objetivos de la UE 2020 para las energías renovables, el ahorro de energía y las emisiones de los sectores difusos, no sujetos al comercio de emisiones.
  • Establecer objetivos nacionales, más allá de los objetivos de la UE (relacionados con los recortes de emisiones, las energías renovables o la eliminación del carbón).
  • Apoyo a una mayor ambición en la legislación sobre clima y energía de la UE 2030.
  • Apoyo a objetivos y estrategias generales de la UE más ambiciosos para 2030 o 2050.