España es el séptimo país que más CO2 emite de Europa

0
115
cambio-climatico

España produce más de 335 millones de toneladas de CO2 al año, lo que supone un crecimiento acumulado del 17% desde el año base y se posiciona como el séptimo país más emisor en Europa. Estas son algunas de las conclusiones del Informe de Situación de las Emisiones de CO2 en el Mundo – Año 2016, coordinado por la Fundación Privada Empresa & Clima (FEC) y que ROCKWOOL, líder mundial en fabricación de lana de roca, ha patrocinado.

El cambio climático es un fenómeno innegable hoy en día y, según apunta Pedro Luís Fernández-Cano, Business Unit Director de ROCKWOOL Peninsular, “solo se podrá abordar este gran reto mundial avanzando hacia una economía descarbonizada”. Sin embargo, la tendencia en España no es esta. Según el informe, la economía española sigue mostrando unas curvas de incremento de PIB y emisiones muy cercanas a diferencia de otros países europeos en que se aprecia un importante desacople.

Para Fernández-Cano, las grandes estrategias deben convertirse en gestos, acciones y políticas que hagan reflexionar a la sociedad, pensando siempre en una actuación transversal y una estrategia conjunta de todos los sectores ya que “todas nuestras actividades, aquello que realizamos, consumimos y demandamos tiene un impacto directo en el consumo energético y en las emisiones de CO2 asociados”, afirma.

En línea con el compromiso de ROCKWOOL por asumir como propios los desafíos de desarrollo sostenible que plantea nuestro mundo, la compañía utiliza un recurso natural como la roca, uno de los más abundantes del planeta, para mejorar el futuro de varias generaciones. La lana de roca cuenta con las 7 fortalezas que la hacen un elemento clave para superar los retos actuales en materia de urbanización, salud y bienestar, escasez de recursos y cambio climático; estas son su resiliencia al fuego, sus propiedades térmicas, la durabilidad y rendimiento, la estética, su comportamiento con el agua, sus prestaciones acústicas y la circularidad porque sus materiales son reciclables y reutilizables. “Explotando las 7 fortalezas de la roca, colocamos nuestros productos en el corazón de la vida moderna al ahorrar energía y agua y reducir las emisiones de CO2”, explica Fernández-Cano.