El Estado no puede limitar el autoconsumo urbano prohibiendo el autoconsumo compartido tras el fallo del TC en favor de la Generalitat

0
105

El Gobierno de la Generalitat Catalana ha valorado positivamente la decisión del Tribunal Constitucional de anular la prohibición de que un generador se pueda conectar a la red interior de varios consumidores.

La sentencia establece que la medida, que estaba incluida en el Real Decreto 900/2015 -que regula la producción y suministro eléctricos con autoconsumo, vulnera las competencias de la Generalidad y dificulta la consecución de los objetivos de eficiencia energética y ambientales establecidos en diferentes directivas europeas de cara al año 2020. en línea con lo que marca la Unión Europea, el Gobierno considera que el autoconsumo eléctrico a partir de energías renovables, principalmente fotovoltaica, debe convertirse en uno de los ejes del nuevo modelo energético del país.

El RD 900/2015 prohibía que diferentes consumidores pudieran constituir una red interior y conectarla a un generador, por lo que se suministraran su propia energía y la consumieran de manera colegiada. Además de invadir las competencias de la Generalitat, esta medida suponía un freno para el desarrollo del autoconsumo, ya que perjudicaba la viabilidad de muchos proyectos y desincentivo el interés de los ciudadanos en esta modalidad descentralizada de producción de electricidad.

Compartir la energía generada a partir de fuentes renovables incrementa la eficiencia energética de los edificios, contribuye a reducir la dependencia de los combustibles fósiles y abre la puerta a un nuevo abanico de modelos de actividad económica.

Además, la sentencia también atribuye a la Generalitat la gestión del registro de autoconsumo de energía, que tiene como misión el control y seguimiento de los consumidores de las diferentes modalidades de autoconsumo. El RD 900/2015 establecía que esta labor la había de ejecutar el Gobierno central.

La sentencia reafirma la apuesta del Gobierno por un nuevo modelo energético más democrático, descentralizado y sostenible, que ponga al ciudadano en el centro y que funcione a partir de las energías renovables y la eficiencia energética, y que se ha reflejado en el documento de bases para el Pacto Nacional para la Transición Energética. Además, también pone en valor la labor de la Mesa de impulso al autoconsumo fotovoltaico de Cataluña, que tiene por objetivo reducir las trabas jurídicas, administrativas y económicas para esta modalidad de generación y consumo de energía renovable.