Este año se venderán unas 450.000 viviendas y se reducirá el stock

0
850

Los principales indicadores del mercado residencial español confirman la consolidación del crecimiento del sector en 2016 a nivel general, del mismo modo que se comenzaba a apuntar a finales de 2015, según el informe elaborado por Servihabitat.

No obstante, la evolución tiene lugar a tres velocidades diferentes: regiones en las que existe un importante incremento de la actividad, que sigue recuperándose tanto en 2016 como en 2017; zonas en las que todavía quedan niveles de stock por absorber, por lo que la recuperación es más lenta; y áreas que mantienen pocas perspectivas de dinamización
a medio plazo.

La reducción del stock de obra nueva continúa sin producirse de manera uniforme. La demanda cada vez más selectiva no contribuye a dicha disminución en muchas localizaciones secundarias. Además, los problemas de mantenimiento de ciertas viviendas (aquellas que, estando finalizadas, no consiguen atraer a los compradores y las promociones que permanecen todavía en estado de construcción), se están agravando.

Los motores de este crecimiento son:

  • Mayor concesión de crédito hipotecario.
  • Incremento del volumen de inversores, que encuentran en la vivienda un valor refugio frente a otro tipo de activos, que se refleja en el importante volumen de transacciones realizadas al contado.
  • Reducción de la tasa de paro e incremento de la estabilidad laboral.

El esfuerzo medio que debe realizar un hogar en España para adquirir su vivienda, según el número de años de renta bruta que debería destinar al pago de la misma, ha mantenido la tendencia creciente iniciada a principios de 2015.

En marzo de 2016 se situó en torno a los seis años, lejos todavía de los nueve años que se alcanzaron en 2007.

El 85,7% de las compras realizadas por extranjeros no residentes se concentran en seis provincias: Alicante, Málaga, Almería, Baleares, Murcia y Las Palmas.

Entre los principales clientes destacan los compradores con origen en el Reino Unido, seguidos de los franceses, alemanes y los procedentes de los países nórdicos.