E&V prevé que en este año los precios de la vivienda se incrementarán un 10%

0
136

La consolidación del ciclo expansivo de la economía y el apetito inversor en un entorno de bajos tipos de interés mantendrán un escenario positivo para el sector inmobiliario a lo largo de este año, según Engel & Völkers. En 2018, a pesar de las subidas de precios registradas en los últimos años, el mercado seguirá creciendo a un ritmo estable y sostenido alejado de excesos crediticios y nuevas burbujas.

La expectativa de que los precios se mantengan al alza explica la demanda de inversión en vivienda en las principales ciudades en un entorno de reducidas rentabilidades en muchos activos. En este contexto, las mejores localizaciones y la obra nueva acapararán el protagonismo en la medida que aumenten los hogares con alto poder adquisitivo y se consolide la demanda internacional.

Esta son algunas de las conclusiones del Informe de mercado de España y Andorra 2017-2018, elaborado por la firma alemana Engel & Völkers. El estudio prevé que, por primera vez en la actual fase expansiva del ciclo, “numerosas familias que viven de alquiler cambiarán su vivienda actual por una en propiedad por un doble motivo: las menores exigencias de la banca para conceder hipotecas y la elevada creación de empleo prevista”.

El informe, presentado por Juan-Galo Macià, CEO de Engel & Völkers para España, Portugal y Andorra, señala que “la subida del precio de la vivienda será superior al 10% en un entorno donde las ventas se incrementarán un 20%”. “Aunque la demanda de mejora e inversión continuarán siendo los principales motores del mercado, la de primer acceso a la propiedad (efectuada principalmente por jóvenes) empezará a ser significativa”, apostilla.

Si en 2017 las mayores subidas de precios se registraron en Madrid, Barcelona y Palma de Mallorca, para 2018 Macià pronostica que “las grandes revelaciones del año serán la periferia de estas ciudades, junto a capitales medianas como Valencia, Málaga o Alicante y determinadas localidades turísticas premium de segunda residencia”.

Las razones hay que buscarlas en el encarecimiento de las dos grandes ciudades que, por un lado, provocará que cada vez un mayor número de familias prefiera adquirir una vivienda en propiedad en sus alrededores que vivir de alquiler en el centro. Y, por otro, desplazará la inversión hacia ciudades medianas que se han situado en el punto de mira como Valencia, Málaga o Alicante, al combinar una oferta atractiva y unos precios más moderados.

La obra nueva volverá a acaparar el protagonismo ante la consolidación de la promoción de viviendas en aquellos mercados de mayor demanda, de elevado volumen de población y donde se ha absorbido buena parte del stock de los últimos años. La cifra de visados para construir se situará cerca de los 100.000 en 2018 liderada por Madrid, Barcelona, Alicante y Málaga.