Fachada ventilada en una residencia universitaria de Santander

0
159

Compuesta por dos edificios de cuatro y seis plantas respectivamente, unidos por una gran pasarela, esta residencia cuenta con un total de 340 camas divididas en 70 estudios y 42 apartamentos.

Dos texturas para una excelente solución de fachada ventilada

Se han utilizado las texturas pizarrosa y agua de la gama VANGUARD. La primera de ellas en un color gris grafito que ha sido muy útil para solucionar “el encuentro del edificio con el suelo, dándole un carácter más sólido” y la segunda de ellas se ha utilizado en color blanco “para darle más ligereza y dinamismo al edificio”.

El espectacular efecto óptico que genera la textura agua recrea la ilusión de tener en un mismo color, diferentes tonalidades. En realidad, es un único color que consigue el efecto de distintos tonos gracias al acabado de la textura agua con las ondas instaladas en diferentes sentidos (vertical, horizontal y diagonal) y gracias a la incidencia directa del sol.

“Únicamente cambiando la disposición de las placas en fachada, hemos conseguido dar dinamismo al edificio, ya que, según la calidad e incidencia de luz solar en la fachada, podemos visualizar diferentes imágenes de un mismo objeto. Fantástico”, ha declarado Carlos Galiano, arquitecto autor del proyecto.

Además, el arquitecto ha podido crear un diseño específico y personalizado en la perforación del panel en ambas texturas, recreando en la caja de escaleras “un microclima que gira en torno a la luz natural”, sin modificar la composición de la fachada.

Ulma se ajusta a las necesidades del proyecto

En esta obra el arquitecto Carlos Galiano ha podido trabajar por primera vez con el hormigón polímero en fachadas y se ha sorprendido mucho “por la firmeza y solidez del material, a la vez que por sus múltiples posibilidades en acabados y colores y sobre todo su gran estabilidad frente a los agentes climatológicos”. Además de las propiedades del hormigón polímero, el sistema de colocación utilizado por ULMA también se ajustaba a las necesidades del proyecto; “la utilización de un sistema de fijación oculta que no utiliza ningún tornillo ni remache visto es una gran ventaja”. ULMA se basa en un sistema de perfiles primarios y secundarios de aluminio extruido donde la placa se sujeta por una hendidura en la cara inferior y superior que permite que la fijación queda totalmente oculta.

Colaboración con el equipo técnico ULMA

La colaboración del equipo técnico de ULMA con el arquitecto responsable de la obra Carlos Galiano ha sido vital para dar una respuesta al planteamiento inicial del proyecto y a las necesidades de la propiedad respecto al plazo de entrega del edificio, simplificando el proceso de fabricación y montaje gracias a la colaboración mutua en la toma de decisiones.