El fin de la pobreza energética para 2030 pasa por invertir en soluciones de energía renovable descentralizada

0
362

Según un informe de Power for All, una campaña internacional cuya misión es lograr el acceso universal a la energía en un plazo de 10 años, el fin de la pobreza energética para 2030 sólo podría lograrse para los mil millones de pobres rurales al acelerar la inversión en soluciones de energía renovable descentralizada (DRE) como mini-redes y techos solares. En un nuevo informe, titulado “Renovables descentralizadas: De la promesa al progreso” y publicado la semana pasada en el SEforALL Forum, se basa en esos hallazgos y se centra en la necesidad de liderazgo político junto con un mayor acceso a las finanzas.

Utilizando el análisis cuantitativo original y los conocimientos sobre el terreno de los socios de la campaña, Power for All encontró algunas conclusiones interesantes: identifica cinco políticas que los gobiernos nacionales pueden adoptar para alcanzar el acceso universal a la energía antes de 2030. También desarrolla tres recomendaciones claras sobre cómo los gobiernos pueden trabajar con el sector privado y la sociedad civil para hacer realidad la implementación de esas políticas, comenzando con la plena integración de DRE en el diseño del mercado nacional de energía.

Para que el sector pudiera seguir el progreso de la política, también desarrolla un índice para identificar cuál de los 48 países más pobres en energía está en camino de lograr un acceso universal a la energía (SDG7) y que tienen más trabajo por hacer (actualmente, casi dos tercios de ellos carecen de un objetivo de acceso a la energía rural).

Para probar sus ideas políticas y convertirlas en acciones tangibles a nivel nacional, Power for All organizó recientemente reuniones de múltiples partes interesadas en Sierra Leona, Nigeria y Zimbabwe, donde los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado respondieron a su nueva Convocatoria Acción con compromisos claros para acelerar el acceso a la energía a través de DRE.