Fomento saca un Documento de bases para la actualización del CTE

0
395
cte-mejoresedificios

El Ministerio de Fomento ha publicado un Documento de bases para la actualización del Documento Básico DB-HE del Código Técnico de la Edificación donde se establecen los criterios básicos sobre los cuales se fundamentará el proyecto, y que permita a las organizaciones más representativas del sector conocer y opinar sobre las propuestas planteadas. El día 16 de enero de 2017 finaliza el plazo para formular observaciones y propuestas , si bien aún está pendiente el habilitar un registro informático accesible desde la página web del CTE, para que puedan remitir sus observaciones y propuestas.

La Directiva 2010/31/UE establece en su artículo 4 que “los requisitos mínimos de eficiencia energética se revisarán periódicamente a intervalos no superiores a cinco años”, por lo que está previsto aprobar antes de septiembre de 2018 una nueva actualización del Documento Básico de Ahorro de energía DB HE. Como paso previo a la tramitación administrativa del proyecto de actualización del DB HE se ha considerado conveniente hacer público este Documento de Bases.

Con la actualización se pretende establecer un sistema de indicadores conforme con la normativa europea derivada del Mandato M/480, que será próximamente aprobada. Con este sistema de indicadores propuesto se pretende definir unos objetivos de eficiencia energética claros y transparentes, que desde la neutralidad potencien la competencia e innovación dentro del sector. Asimismo se revisarán las exigencias reglamentarias para que los edificios que se construyan a partir de su entrada en vigor tengan un consumo de energía muy reducido, en línea con lo establecido en el artículo 9 la Directiva 2010/31/UE, relativo a los edificios de consumo de energía casi nulo.

Además de atender mejor los objetivos marcados por la Directiva 2010/31/UE, la actualización del Documento Básico busca lograr una normativa más fácil de comprender y aplicar, reduciendo el número de casos diferenciados de aplicación, evitando el tratamiento ah hoc de tecnologías y sistemas, y dando prioridad a los indicadores que tienen una mayor facilidad de interpretación y de aplicación al proyecto, así como a aquellos que están consolidados en otras normativas y estándares.