Francia propone la primera guía práctica para la economía circular de cara a convertirse en Norma ISO

0
74

El Grupo AFNOR, certificador y normalizador francés, presenta un estándar voluntario que ayuda a las empresas a comprender y homogeneizar los términos, principios y prácticas de la economía circular. La guía está pensada para ser un estándar internacional, la Organización Internacional de Normalización (ISO) ha aprobado la creación de un comité técnico sobre el tema (ISO TC 323), bajo el liderazgo francés, para reunir a profesionales que deseen desarrollar la norma internacional, sobre la base de esta guía.

Existe un acuerdo general para poner fin a la trinidad infernal de producir, consumir y desechar, esto que se conoce como producción lineal, pero no necesariamente se tiene claro qué se debe usar en su lugar: ecodiseño, reciclaje, ciclos cortos, etc.

Por primera vez, un documento propone un entendimiento común del concepto, un estándar voluntario denominado CP XP X30-901, publicado el 15 de octubre en la colección AFNOR, aún solo disponible en francés.

Propone una matriz de 3 x 7 que cubre las tres dimensiones del desarrollo sostenible (medio ambiente, economía, sociedad) y las siete áreas de acción de la economía circular: adquisiciones sostenibles, ecodiseño, simbiosis industrial, economía funcional, consumo responsable, extensión del servicio, y la gestión eficaz de los materiales y productos al final de su ciclo de vida. Cuando se lanza un proyecto de economía circular, tiene que considerar todas estas preguntas”, explica Olivier Cartigny, gerente de proyecto de AFNOR, quien dirigió el grupo de trabajo que desarrolló el estándar.

AFNOR promueve desde abril un grupo abierto que reúne a una veintena de partes interesadas: asociaciones, industriales, empresas de servicios, autoridades locales, instituciones, incluido el Ministerio de Transición Ecológica e Inclusiva, como parte de su hoja de ruta sobre la economía circular. El documento es el resultado de su trabajo y es una herramienta para ayudar en la gestión del proyecto: proporciona los requisitos para planificar, implementar, evaluar y mejorar un proyecto de economía circular.

Al igual que otros estándares de sistemas de gestión (ISO 9001, ISO 14001, etc.), se basa en el principio de mejora continua. Está pensado como una guía para el gerente del proyecto, el gerente de desarrollo sostenible o el gerente de compras, incluidas las autoridades locales, para garantizar que el proyecto realmente logre una economía circular.

“El estándar plantea la cuestión de cambiar el modelo de negocio. Pone en duda la estrategia corporativa”, dice Corinne Del Cerro, gerente de desarrollo de AFNOR , a cargo del tema de la economía circular.

La norma también podría inspirar una etiqueta, certificación u otro sello. El estándar XP X30-901 está pensado para ser un estándar internacional. Los países que son miembros de la Organización Internacional de Normalización (ISO) han aprobado la creación de un comité técnico sobre el tema (ISO TC 323), bajo el liderazgo francés, para reunir a profesionales que deseen desarrollar la norma internacional, sobre la base de la norma francesa.

Por lo tanto, Francia está tomando la iniciativa en este tema estratégico, y con ellos todos los actores económicos que lo vieron como una oportunidad para revisar su modelo a la luz de la crisis climática y ecológica.