El futuro plan urbanístico de Valladolid apuesta por la sosteniblidad y la rehabilitación de edificios

0
495

El Ayuntamiento de Valladolid presentó recientemente a decenas de colectivos e instituciones de la ciudad la Estrategia Urbanística de la ciudad, detallada en un Plan General de Ordenación urbana con visión social y basado en la participación de los propios colectivos y vecinos.

El alcalde, Oscar Puente, y el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, desgranaron los siete pilares del PGOU y quince actuaciones prioritarias que, advirtieron, no obstante, se desarrollarán a lo largo de muchos años, si bien forman parte de la “idea de ciudad” que tiene el actual equipo de Gobierno, muy alejada del desarrollo de Áreas Homogéneas en la periferia, que en este nuevo planeamiento urbanístico, se descartan.

Así, Puente y Saravia explicaron que las líneas fundamentales del Plan pasan por el derecho a la vivienda, (relacionado con las Áreas de Urbanismo, a través de la Sociedad de Suelo y Vivienda, VIVA, y los Servicios Sociales), la economía urbana, que compete fundamentalmente al Área de Hacienda (Economía y Empleo), la sostenibilidad (Medio Ambiente), la rehabilitación de edificios (VIVA), la movilidad no discriminatoria (Área de Movilidad, a través del Plan de Movilidad Urbana Sostenible y Segura de Valladolid, PIMUSSVA), un espacio urbano más amable íntimamente relacionado con la Cultura, y la participación de la ciudadanía (Área de Participación).

Hay que recordar, que Valladolid cuenta con un suelo urbanizable con ordenación detallada para construir más de 17.000 viviendas, y suelo urbanizable sin planes parciales para otras 6.000.

De este modo, de las quince actuaciones prioritarias que se irán poniendo en marcha a lo largo del tiempo de vigencia del Plan, que pretende aprobarse en el primer Pleno de 2017, destacan el Parque Agroalimentario, que finalmente irá ubicado en unas 280 hectáreas del Páramo de San Isidro, de las cuales, casi una tercera parte la ocupan ya los Talleres de RENFE, un parque de viviendas de alquiler de protección pública a través del programa VIVA Social, y el soterramiento de las vías del ferrocarril, proyecto fundamental en la ciudad al que, a pesar de las dificultades económicas, no se renuncia.

El Plan propone, además, la creación de un eje o paseo estructurador que partiría la ciudad en dos, desde Simancas, a través del Camino Viejo, hasta el norte de la ciudad, atravesando el Paseo de Zorrilla, para que la imagen de Valladolid desde el aire no sea sólo la de sus grandes vías de tráfico.

Otros proyectos prioritarios son la apuesta por los barrios ferroviarios, el tratamiento ecológico de Los Santos II, un ecobarrio de ejes bioclimáticos, la ampliación de La Florida, un parque forestal en San Cristóbal, un parque de ribera en Soto de la Medinilla, un parque arqueológico en Villa de Prado, la creación de diez plazas de reunión bien distribuidas por todo el casco urbano, el impulso de la actividad en la Plaza de San Pablo, recuperando parte del edificio del Palacio Real para uso civil, la reformulación de la Feria de Valladolid, abriéndola y creando un espacio de congresos rodeado de zona verde, y un Plan de Rehabilitación General de las edificaciones más antiguas.