La biomasa térmica gana terreno en Andalucía

0
262
caldera-biomasa---Mejores-E

En los últimos 10 años se ha producido un crecimiento espectacular de instalaciones de biomasa en los sectores residencial y de servicios, promovido en gran medida, por la Orden de incentivos para el desarrollo energético Sostenible de Andalucía y por el Programa de Impulso a la Construcción Sostenible, ambos gestionados por la Agencia Andaluza de la Energía. La biomasa en Andalucía produce el 79 % de toda la energía térmica de origen renovable consumida y el 12 % de la electricidad procedente de fuentes renovables. Un recurso limpio muy importante y valorado en la región que se demuestra en el apoyo ofrecido por la Consejería de Empleo, Empresa y Comercio, a través de la Agencia Andaluza de la Energía, que desde el año 2009 ha incentivado 22.949 actuaciones de biomasa con 61 millones de euros.

La biomasa es un combustible muy rentable para el uso como energía térmica y ha sido el sector industrial el que más la ha utilizado desde hace varias décadas. Sin embargo, como hecho relevante, en 2015, por primera vez, el consumo de biomasa en el sector residencial ha sido más elevado que en el sector industrial. Un 47% de la biomasa para usos térmicos se usó en el sector residencial y el 38% en el industrial, seguido del sector servicios con un 11% y el sector primario con un 4%.

Así, se han apoyado a través de la Orden de Incentivos desde febrero de 2009 hasta el 31 de mayo de 2016, 20.039 actuaciones de aprovechamiento energético de la biomasa, con un incentivo de aproximadamente 46 millones de euros que han supuesto una inversión de 118 millones de euros. De éstas, 19.979 han sido para biomasa térmica, seguida de la logística y tratamiento de biomasa, con 50 proyectos. Andalucía posee un enorme potencial de biomasa, estimado en 3.955 ktep (kilotoneladas equivalentes de petróleo) anuales y solo una parte del mismo es aprovechado, principalmente por la dificultad y el coste que supone la logística y el acondicionamiento de la biomasa bruta en un biocombustible de calidad para ser empleado en equipos de conversión energética. Gracias a la Orden de incentivos, la Agencia Andaluza de la Energía ha incentivado estos proyectos destinados a mejorar la logística de la biomasa en el campo, en plantas de tratamiento, en gestión de aceites usados o en la distribución de biocombustibles y biocarburantes. El resto de proyectos han sido para incentivar plantas de pellets, centros de astillado, biogás y secadero de hueso.

A esto se suma que, desde la entrada en vigor en abril de 2014 del Programa de Impulso a la Construcción Sostenible en Andalucía, y hasta el 31 de mayo de 2016, se han apoyado 2.910 actuaciones de biomasa térmica (estufas, chimeneas de leña y calderas) con un incentivo de más de 15 millones de euros que ha conllevado una inversión asociada de 23 millones de euros.