La construcción de Baleares se une frente a la política del Govern

0
257
edificio en conconstruccion -Mejores Edificios

Quince patronales relacionadas con el sector de la construcción de baleares han firmado un comunicado en el que advierten al Govern Balear que el fin de la moratoria que permite construir en suelo urbano sin alcantarillado impedirá solicitar nuevas licencias y puede truncar la «senda de recuperación» del sector y los miles de empleos que se han venido generando desde 2014.

Y es que están contra la negativa del Govern a prorrogar la posibilidad de que los ayuntamientos sigan concediendo licencias para la edificación de chalés en aquellos núcleos que todavía no disponen de alcantarillado. Así mismo las críticas se amplían y también se dirigen a:

  • las reformas realizadas para que los hoteles que aumenten de categoría en zonas maduras no puedan seguir ganando dos alturas;
  • a la moratoria para que puedan desarrollarse nuevas grandes superficies, en este caso impulsada por el Consell de Mallorca;
  • a la ausencia de medidas que favorezcan el aumento del suelo para la edificación de nuevas viviendas a precios razonables;
  • al aumento de los retrasos con que se paga a las empresas contratistas.

Edificación de chalés

El próximo 23 de junio finaliza la prórroga establecida por decreto en 2013 y ya no se podrá construir en suelo urbano sin alcantarillado, algo que afecta a unas 48 urbanizaciones en Mallorca, 23 en Menorca y 41 en Ibiza y Formentera, además de unos 10.000 solares particulares.

Según los constructores, la prórroga daba un plazo para encontrar una solución definitiva a un problema histórico, de competencia municipal, permitiendo la realización de obras siempre que se asegurase mediante aval, declaración jurada o compromiso ante el Ayuntamiento de que una vez terminada la instalación general de alcantarillado, el propietario asumiría los gastos de acometida y conexión.

Las patronales de la construcción recuerdan que la prórroga se acordó a la espera de que entre 2014 y 2016 se alcanzara una solución definitiva, los Ayuntamientos mejoraran su situación y acometieran como les corresponde las obras de dotación de servicios, pero ésta no ha llegado a concretarse. En definitiva, a partir del jueves no pueden pedirse nuevas licencias.

Caída de la inversión y el empleo

Indican las patronales en su manifiesto que las primeras cifras de 2016 «reflejan una caída de la inversión en proyectos turísticos, comerciales, industriales y de obra pública, en parte debida a las decisiones políticas que podrían frustrar las previsiones de creación de empleo».

Achacan el descenso de inversiones turísticas a la aprobación de los decretos 1/2016 y 2/2016 del Govern, que limitan las reformas de establecimientos en las zonas maduras y han generado incertidumbre entre los inversores. Añaden las patronales que la inversión comercial se ve afectada por la reciente moratoria de grandes superficies, «determinante a la hora de frenar la inversión y la creación de empleo». En cuando a la inversión pública, «se está alargando el plazo de pago a proveedores y no se ha favorecido la entrada de suelo en el mercado para construir viviendas a precios razonables», aseguran.

«Todo ello, sumado, puede paralizar el sector de la construcción», señalan las patronales que han recordado que desde 2014, el sector ha creado más de 8.000 puestos de trabajo.

«Esta senda de recuperación podría truncarse y regresar la inactividad, la destrucción de empresas y el paro a un sector compuesto por fontaneros, carpinteros, electricistas, vidrieros, yeseros, albañiles, marmolistas, pintores, escayolistas, herreros, instaladores de gas, de aire acondicionado o calefacción, constituidos, en su inmensa mayoría, como pequeñas empresas y autónomos», indican en el comunicado.

Firman el comunicado, entre otros, AFA BALEARES, AFACO, ASINEM, INFOCAL o PROINBA.