La energía producida por las placas fotovoltaicas del TRAM de Alicante autoabastece el consumo eléctrico del Taller de El Campello

0
134
tram-alicante

La energía producida anualmente por las placas fotovoltaicas instaladas en la cubierta de los talleres de El Campello del TRAM d`Alacant permite el autoabastecimiento del consumo de electricidad necesario para realizar las labores propias de dicha instalación, además de dejar un importante superávit de kilowatios hora (kwh) que se pueden utilizar en otras dependencias.

En concreto, los 991.799 kwh obtenidos mediante la instalación de placas solares han sido suficientes para cubrir las necesidades del taller de El Campello, que en 2016 necesitó 715.767 kwh para llevar a cabo su actividad, existiendo un exceso de producción cifrado en 276.032 kwh que se han podido emplear en el consumo eléctrico de las oficinas de La Marina, que fueron de 314.784 kwh.

Es decir, solo ha sido necesaria la contratación de 38.752 kwh (un 12,3% del total) para abastecer a las oficinas, una vez cubiertas las necesidades del taller. Por tanto, el ahorro energético en el taller, que lógicamente tiene una equivalencia económica, ha sido del cien por cien y en las oficinas del 87,7%.

La energía solar fotovoltaica basa su funcionamiento en transformar la energía del sol, inagotable y limpia, en energía eléctrica. La luz solar, al incidir en las células de los paneles de silicio, se transforma en dicha energía. La corriente continua generada por los módulos se transforma en corriente alterna en el inversor y el transformador eleva el voltaje hasta el nivel de tensión de la red eléctrica a la que se exporta.

Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV), de acuerdo con su Declaración de Sostenibilidad que fija la optimización de los consumos energéticos y el compromiso de emplear energía renovable para disminuir las emisiones contaminantes a la atmósfera, acabó de instalar en septiembre de 2008 un total de 3.600 paneles solares fotovoltaicos en las cubiertas de los talleres de la empresa situados en El Campello, que se conectaron y comenzaron a producir energía en el mes de octubre de hace dos años.

Dicha instalación se realizó sobre una superficie de 6.100 metros cuadrados, que sumados a los paneles de las instalaciones de FGV en Valencia supone la mayor instalación de placas fotovoltaicas situadas en cubiertas industriales en la Comunidad Valenciana y una de las mayores de España de carácter público.