La Generalitat Valenciana declara una nueva área de rehabilitación en Oliva que permitirá la reforma de 60 viviendas del casco antiguo

0
186

El convenio firmado entre la Generalitat, el Ministerio y el Ayuntamiento para declarar un nuevo ARRU en la localidad permitirá la renovación energética de 12 viviendas y la rehabilitación de otras 60 del casco antiguo.

La consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, se ha reunido con el alcalde de Oliva, David González, para abordar este asunto.

Gracias a la declaración de Área de Rehabilitación y Regeneración Urbanas (ARRU), se invertirá en Oliva en dos ejercicios, cerca de cuatro millones de euros, de esta cantidad el Ministerio de Fomento colaborará con 1.235.000 euros, la Generalitat con 376.000 euros y el ayuntamiento con 1.314.000 euros, el resto, 1.074.000, serán aportados por particulares.

Durante la reunión, a la que también ha asistido la directora general de Vivienda, Rehabilitación y Regeneración Urbana, Rebeca Torró, se han tratado las actuaciones que se contempla en las ARRUS como la rehabilitación de edificios y viviendas tanto de conservación, accesibilidad y rehabilitación energética como obras de mantenimientos en elementos comunes y equipamiento, así como mejoras en la calidad y sostenibilidad del medio urbano.

Para el actual Gobierno valenciano la rehabilitación es una prioridad porque debe convertirse en el vector del nuevo modelo económico de la Comunitat, ya que, se crean tres puestos de trabajo por cada puesto que genera la obra nueva. Por ello, Salvador ha defendido que la “nueva política de vivienda rescata personas, edificios y también oficios, porque la rehabilitación moviliza a todo un sector integrado por constructores, pintores, fontaneros, electricistas… profesiones que sufrieron duramente los estragos del boom inmobiliario”.

Ocho ARRUS en toda la Comunitat

Hay que recordar que el Consell ya ha aprobado los convenios con los ayuntamientos de Alcoi, Elche, Ontinyent, Valencia, Xàtiva, San Vicente del Raspeig, Lliria y Gandia para gestionar las actuaciones de rehabilitación y regeneración urbana (ARRU) de diferentes zonas de sus cascos urbanos en el marco del Programa de Fomento de la Regeneración y Renovación Urbana del Plan Estatal de Vivienda con una inversión global que asciende a más de 50 millones de euros.