La Junta invertirá 5 millones para renovar la climatización de 156 centros educativos andaluces

0
114

La Consejería de Educación realizará antes del verano 156 intervenciones para la mejora de la climatización en centros docentes públicos de la comunidad autónoma andaluza. Además, este año se acometerán, en colaboración con la Agencia Andaluza de la Energía, otras 30 actuaciones en materia de eficiencia energética. La consejera de Educación, Sonia Gaya, ha informado al Consejo de Gobierno de este programa, que cuenta con un presupuesto de 25 millones de euros para 2018.

Para identificar las necesidades de cada centro y la selección de los primeros trabajos, Educación remitió en octubre de 2017 a todos los colegios e institutos, a través de la plataforma Séneca, un cuestionario sobre consumo energético y confort térmico en sus instalaciones. Además de la información recibida en este diagnóstico, se han tenido en cuenta la severidad climática de cada zona, el horario de uso del centro y la envolvente térmica y la protección solar del edificio, así como otros criterios técnicos.

Entre las soluciones técnicas que se van a implantar destacan la creación de porches para nuevas zonas de sombra; la instalación de otros elementos de sombreado como toldos, pérgolas o vegetación; la mejora de cubiertas y sistemas de ventilación natural, y la colocación de lamas en las ventanas, láminas solares en vidrios, ventiladores de techo en las aulas y comedores y equipos de refrigeración con consumo fotovoltaico en los comedores.

Educación también ha elaborado un protocolo en colaboración con las administraciones competentes para fijar los procedimientos ante situaciones meteorológicas de emergencia y garantizar una respuesta efectiva e inmediata al alumnado, al profesorado, a las familias y al personal de administración y servicios.

El programa de Climatización Sostenible y Eficiencia Energética se inició en 2017 ante las olas de calor extremo que se produjeron ese año. Aunque excepcionales, estos fenómenos son cada vez más frecuentes y pueden afectar al inicio o final del curso. A ello se sumó la necesidad de llevar a cabo un plan de rehabilitación energética para mejorar el confort térmico y reducir los consumos de los edificios, que en su mayoría fueron construidos con normas técnicas en las que estos criterios no eran prioritarios, como sí lo son actualmente en las nuevas construcciones.

La iniciativa arrancó con 2,5 millones de euros para 57 intervenciones de climatización y un plan de choque de acciones urgente en el verano, que se desarrolló en centros situados en las comarcas andaluzas con temperaturas más elevadas.