La red de calor con biomasa de Guadalajara estará lista en un año

0
140

La Sala Tragaluz acogió la presentación ciudadana de la Red de Calor con Biomasa de Guadalajara, que pretende instalar en la ciudad durante los dos próximos años la empresa soriana Rebi.

El acto, conducido por el director general de Nueva Alcarria, Alfredo Palafox, contó con la participación del consejero delegado de Rebi, Alberto Gómez, que explicó de forma detallada el proyecto, así como con el vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, el alcalde de Guadalajara, Antonio Román, y la presidenta del Colegio de Administradores de Fincas de Madrid, Manuela Julia Martínez.

Esta será su cuarta red de calor que dará servicio de energía térmica para agua caliente y calefacción a 600 viviendas, además de edificios públicos y no residenciales. El consumo previsto del conjunto de la red es de 100.000.000 kWh anuales y 25.000 toneladas de astillas al año. Con su puesta en marcha está previsto que Guadalajara reduzca en 15.000 toneladas las emisiones de CO2 a la atmósfera al año. El mantenimiento y suministro de la infraestructura supondrá la creación de 60 empleados directos e indirectos y entre 18 y 20 millones de euros de proyecto consolidado.

La central térmica, que es el origen de esta red de calor, estará en la calle Méjico número 45 de la capital, y una vez que ya tiene la licencia por parte del Ayuntamiento, se prevé que esté en construcción entre nueve y 12 meses, mientras que la red de calor tardará en ejecutarse entre dos y dos años y medio. La nueva conducción tendrá dos ramales, uno por la calle Layna Serrano y otro por la avenida del Ejército hacia la Escuela de Magisterio y el Palacio del Infantado. A partir de estos puntos, el resto de conexiones se irán sucediendo en función de la demanda. Todo ello se mantendrá con una planta para el almacenamiento de astillado que se construirá en Garbajosa, una pedanía de Alcolea del Pinar, a la que llegará la biomasa que se obtenga de los montes de la provincia.

Durante su intervención, el consejero delegado de Rebi destacó las ventajas de esta nueva instalación “para las comunidades de vecinos que quieran adherirse a ella, como el ahorro económico, la ausencia de inversión inicial, la estabilidad en el precio y la gestión integral de la instalación”.

El vicepresidente primero del Gobierno regional ensalzó las “virtualidades” que este proyecto tiene en el aspecto ambiental, social y económico, destacando en este último punto el hecho de que esta red de calor se nutrirá de la biomasa extraída en los montes de la provincia. Asimismo ha destacado que generará muchos puestos de trabajo. “Estamos implicados con este tipo de proyectos porque van a generar empleo y actividad económica”.

El alcalde de Guadalajara fue el encargado de cerrar el acto y lo hizo recordando las ventajas desde el punto de vista ambiental y económico y ha insistido en que proyectos como este entran en la Estrategia Local de lucha contra el cambio climático del Ayuntamiento de Guadalajara, y muestran su preocupación por la calidad del aire de la ciudad.

La Junta de Castilla-La Mancha apuesta por “devolver a los montes rentabilidad” con estrategia Biomasa

El vicepresidente primero del Gobierno regional, José Luis Martínez Guijarro, incidió en Guadalajara la apuesta del Ejecutivo autonómico por “devolver a los montes la rentabilidad” que tuvieron hace decenas de años a través de la Estrategia de Biomasa de Castilla-La Mancha.

Martínez Guijarro, que asistió a la presentación del proyecto ‘Red de Calor de Guadalajara’ impulsado por la empresa soriana ‘Rebi’, subrayó que esta Estrategia tiene como uno de sus “puntos de anclaje” la valorización energética de la biomasa, fundamentalmente para la generación de calor y agua caliente, ha informado una nota de la Junta.

Precisó que el Gobierno regional quiere impulsar el sector primario “asociado al aprovechamiento con usos energéticos de la biomasa de nuestros montes”, además de desarrollar una cadena de valor basada “en la gestión sostenible de los bosques asociada a la creación de empleo en las zonas rurales y al mismo tiempo, contribuir a la mitigación de los efectos del cambio climático”.

Y en ese objetivo, recodó la colaboración en el desarrollo del proyecto ‘Red de Calor de Guadalajara’, que suministrará calor desde los montes de la provincia a más de 6.000 personas de la capital, y cómo ‘Rebi‘ tiene prevista la instalación de una planta de astillado en Alcolea del Pinar, a mitad de camino entre la Sierra Norte de Guadalajara y el Señorío de Molina de Aragón. “Estamos seguros de que este proyecto va a ser reproducido en otros lugares de Castilla-La Mancha, porque cierra bien el círculo de generación de empleo estable y contribución a la lucha contra el cambio climático”, concluyó.

La Red de Calor en Guadalajara es la cuarta en una ciudad de la región y se compone de 28 MW de potencia, cuatro calderas de 7 MW cada una, que darán calor para el servicio de calefacción y agua caliente sanitaria a través de energía térmica de biomasa a los vecinos además de edificios públicos y no residenciales.

El consumo previsto del conjunto de la red es de 100.000.000 kWh anuales y 25.000 toneladas de astilla al año. De esta forma, Guadalajara reducirá sus emisiones de CO2 a la atmósfera en 15.000 toneladas anuales y, además, el mantenimiento y suministro de la infraestructura supondrá la creación de 60 empleos directos e indirectos.

La empresa ha comenzado ya los estudios de los edificios susceptibles de conexión a la Red de Calor que forman parte de una alta concentración de instalaciones centralizadas que utilizan gas y gasóleo como combustible en la ciudad, y cuya antigüedad está entre los 30 y 40 años.

Al acto de presentación asistió, junto al alcalde de la capital, Antonio Román, el delegado de la Junta en Guadalajara, Alberto Rojo; el director general de Coordinación y Planificación, Alejandro Alonso; el director provincial de Economía, Empresas y Empleo, Santiago Baeza, y el promotor de la Red de Calor de Guadalajara, Alberto Gómez.